Local

Dimite el primer ministro palestino para facilitar la reconciliación

La reconciliación entre Hamás y Al-Fatah está más cerca tras la dimisión del primer ministro palestino, Salam Fayad, para allanar el terreno a la creación de un Gobierno de unidad nacional.

el 15 sep 2009 / 23:42 h.

TAGS:

La reconciliación entre Hamás y Al-Fatah está más cerca tras la dimisión del primer ministro palestino, Salam Fayad, para allanar el terreno a la creación de un Gobierno de unidad nacional.

La carta de renuncia, entregada al presidente y líder de Al-Fatah, Mahmud Abás, "entrará en efecto inmediatamente después de la formación del Gobierno nacional de consenso y, en cualquier caso, no más tarde de fin de mes", indicó la oficina de Fayad en un comunicado. "Este paso va dirigido a apoyar los esfuerzos de formación de un Gobierno de consenso nacional (...) que restaure la unidad en la patria", según la nota de prensa.

Las facciones palestinas iniciarán el martes en El Cairo una serie de reuniones intensivas en comités para cerrar un acuerdo sobre Gobierno, seguridad, elecciones, reconciliación y reforma de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP). La creación de estos comités fue anunciada el pasado día 25 en un importante encuentro en la capital egipcia, donde -tras varios intentos fallidos- Hamás y Al-Fatah acordaron dejar atrás sus diferencias y unir fuerzas, en parte para reconstruir la destrucción causada en Gaza por la reciente ofensiva israelí. A juicio del jefe de Gobierno palestino, "la atmósfera positiva" alcanzada en esa primera ronda de diálogo ofrece "una valiosa oportunidad" que debe aprovecharse "para poner fin al actual estado de fragmentación".

Por ello, la prioridad de Fayad es "agilizar" la creación de un Ejecutivo liderado por Al-Fatah y Hamás, las dos principales facciones palestinas, particularmente enfrentadas desde la toma de Gaza por los islamistas en junio de 2007. Desde esa fecha, la Autoridad Nacional Palestina (ANP) sólo ejerce su soberanía en Cisjordania, mientras que Hamás controla la franja de Gaza.

El futuro Ejecutivo de unidad debería operar de forma transitoria hasta que se celebren elecciones presidenciales y legislativas simultáneas "no más tarde de enero de 2010", precisó Fayad.

Medida de presión. Fuentes de la OLP interpretaron el anuncio del todavía primer ministro como una herramienta de "presión a las diferentes facciones palestinas" para que alcancen un acuerdo. "También es un mensaje a la comunidad internacional", que loaba constantemente a Fayad de palabra, pero "permitía la expansión regular de asentamientos israelíes en Cisjordania" en pleno proceso de paz de Annapolis (EEUU), según las fuentes.

Por su parte, Hamás aplaudió ayer el anuncio de dimisión de Fayad, por considerarlo el "fin esperado" de un Gobierno "ilegal" desde su nombramiento en junio del 2007. "Es el fin esperado a este Gobierno porque fue ilegalmente establecido de acuerdo a intereses personales y destruyó los intereses del pueblo palestino", indicó un portavoz de Hamás.

En la misma línea, Taher Al-Nunu, portavoz del Ejecutivo islamista en Gaza, tildó al Gobierno de Fayad de "obstáculo para la reconciliación" que "potenció la división interna" palestina.

Desde el exterior, el ministro francés de Exteriores, Bernard Kouchner reafirmó ayer la disposición de Francia para trabajar con el futuro Gobierno de unidad nacional palestino. Las acciones del nuevo Ejecutivo palestino "deberán reflejar los principios del proceso de paz y permitir la creación de un Estado palestino independiente, soberano, viable y democrático que viva en paz y en seguridad al lado de Israel", señaló el ministro.

  • 1