Local

Discutir de risa

el 02 ene 2011 / 17:42 h.

TAGS:

Dos de los actores de esta representación, ‘Triálogos clownescos’.

Un espectáculo de risa pero con trampa. El espectador más inocente se reirá con los gestos, las caras, las gamberradas o la música de los payasos... mientras que el más atento descubrirá las contradicciones, los conflictos y las debilidades de estos grotescos y ridículos (pero, a la vez, tan humanos) personajes. Eso es lo que anuncia la Sala Cero sobre la obra que se representará mañana y pasado en su teatro de la calle Sol (junto a Santa Catalina): Triálogos clownescos, de las compañías Oriolo & Extrés. Un producto para toda la familia, y en especial para niños mayores de cinco años, que recibió el Premio Escenarios de Sevilla 2010 al mejor espectáculo infantil y juvenil.

La sinopsis de la obra apunta a un homenaje al antiguo arte del humor y a un reencuentro con la visión más cariñosa y romántica del oficio circense. El Trío Calisay, tres payasos a la vieja usanza, están a punto de empezar una de sus famosas actuaciones, pero una discusión en su camerino sobre el arte de la risa y el oficio de los cómicos hace que esta función se convierta en única e irrepetible. Aunque lo cierto es que la repiten al día siguiente: estaría bueno que, con lo que cuesta montar una obra de teatro, sólo pudiera hacerse una vez. En fin, que se trata de un homenaje divertidísimo a las famosas dos caras de los grandes clowns de las pistas de circo y de los teatros de variedades.

Gregor Acuña, Javier Centeno y Oriol Boizader (éste, autor de la idea y de la música además) son los actores de este espectáculo cuyas entradas cuestan seis euros para los niños y diez para los mayores. La cita, mañana y pasado a las seis de la tarde.Complemento lo uno de lo otro, hoy puede ir al Gran Circo Americano, instalado en los terrenos de la Calle del Infierno. Hay sesiones a las 12, 17 y 19.30 horas, y el precio de las entradas oscila entre los seis y los 35 euros. Naturalmente, payasos no faltan: el Trío Popey asume esa tarea. Y como sucede de un tiempo a esta parte, además de los trapecistas, las fieras, los animales exóticos, los malabarismos y todo el repertorio habitual, el circo incorpora atracciones relativas a los últimos éxitos cinematográficos. Esta vez, los elegidos son Ice Age y Avatar. De ésta se hará una reinterpretación con elefantes que no tiene mucho que ver con la película pero sí con el 3-D: ver las cosas mientras suceden ante los propios ojos.

  • 1