Local

Divagaciones por una noche mágica para “vivir sin cortapisas”

Francisco Robles deja hablar, mitad en prosa mitad en verso, al niño que ve llegar a los Reyes por la Puerta de la Carne que da a Oriente en “el único cortejo capaz de aglutinar a toda la ciudad”

el 27 dic 2013 / 23:35 h.

TAGS:

El niño que veía llegar a los Reyes “por aquella puerta que daba Oriente, la Puerta de la Carne” y que hace 40 años recibió una equipación del Sevilla cuyo tacto de algodón recuerda “como si la estuviera tocando ahora mismo” es el que, con su “lápiz afilado por el sacapuntas de los recuerdos”, pregonó ayer la Cabalgata del Ateneo con una invitación clara: vivir la noche mágica del 5 de enero echándose a la calle “hasta el límite del jolgorio. Sin cortapisas. Sin cortarse un pelo”. Entre “divagaciones” como el género literario creado por el fundador de la Cabalgata, José María Izquierdo, el periodista y escritor Francisco Robles dejó ayer atrás al “adulto que ha leído, que ha reflexionado, que se ha empeñado en comprender la ciudad y sus equívocos resortes” para que, a través de un texto mitad en prosa y mitad en verso romance, hablara “el niño que veía aquella cabalgata que le parecía mágica, irreal”. Entre referencias a una infancia “en un palacio que era una casa de vecinos. O en una casa de vecinos que fue un palacio barroco”, citas a Cernuda, Manuel Machado y Chaves Nogales o alusiones a la imaginería de la Epifanía salida de los pinceles de Velázquez, no olvidó Robles –insigne cofrade– enlazar la “bulla” que se echa a la calle para disfrutar de la Cabalgata con “su correlato en la Madrugada”, igual que el Gran Poder abandona la Catedral por una Puerta de Palos coronada en el tímpano por la Adoración de los Magos. “Todo encaja”. Y si no, qué casualidad, ¿por qué los tronos de Melchor, Gaspar y Baltasar “anticiparán” este año “la estética de los palios”. Fue un pregón de reconocimiento a Izquierdo, de sobrenombre Jacinto Ilusión “que no tuvo hijos pero cada 5 de enero se convierte en ese gran padre que sigue cuidándonos, que no permite que nos falte la alegría”, pero también al trabajo de “los artífices de este mundo de fantasía” que resurge cada año siguiendo su inspiración. Un recorrido por las estampas que regala el itinerario del Cortejo. Un homenaje a su familia. Y un guiño a la temática de algunas de las nuevas carrozas, donde no faltó “la guasa hispalense” que dijo no tendría cabida en el pregón pero que se coló al hablar de la carroza dedicada a la Isla del Tesoro que “fue la Cartuja para más de uno” o el botín que parecían buscar “cuando todavía había parné para obras” y se abrían las calles cada dos por tres, o la relfexión para la “esperanza y la ilusión” de los enfermos de cáncer. Pero fue sobre todo un pregón en el que Robles buscó transmitir la ilusión que sintió cuando una noche de abril le “hicieron la encerrona” para darle “el regalo anticipado de estos Reyes envuelto en celofán” en forma de petición e invitó a disfrutar de una Cabalgata que, por deseo expreso de su fundador, es “el gran cortejo de Sevilla. El único que es capaz de aglutinar a toda la ciudad”. Y es que “la Cabalgata sale para todos”, tengan cinco o 50 años, vivan en un barrio o en el Centro, puedan permitirse lujos o sufran la crisis, “para los que creen y para los que buscan”.Sevilla 27 12 2013: Pregon Reyes magos 2014<br />

FOTO:J.M.PAISANO

  • 1