miércoles, 23 enero 2019
14:25
, última actualización
Local

Urbanismo encarga un estudio de la «posible» contaminación del suelo de Artillería

Atribuye un estado «mucho peor» de lo esperado a estructuras de madera de la fábrica.

el 12 may 2014 / 21:18 h.

TAGS:

FABRICA-ARTILLERIAEl Ayuntamiento no tiene previsto dar nuevos usos a la fábrica de Artillería (de 1782), pero sí pretende abrir al público parte de este edificio declarado Bien de Interés Cultural (BIC), de ahí que haya encargado nuevos estudios sobre las patologías que sufren ciertas zonas del recinto. Y precisamente el pliego de condiciones para contratar estos estudios incluye el análisis «de la posible contaminación del suelo» y atribuye un estado «mucho peor» a diversas estructuras de madera de la antigua fábrica. El estudio sobre la contaminación del suelo tiene un carácter voluntario porque la normativa no obliga a ello porque «no se propone la remoción de ningún suelo, ni se proponen usos para el edificio». «Sin embargo, nos parece oportuno realizar un estudio somero de la presencia de contaminantes en el suelo, sobre todo para programar futuras campañas, cuando se plantee un Plan Director, o se propongan usos concretos en este edificio», apunta el pliego de condiciones de la Gerencia de Urbanismo. El objetivo, entre otros, es averiguar las concentraciones de contaminantes en el suelo de la fábrica, evaluar las problemáticas generadas por la potencial contaminación existente y la evaluación, en su caso, de la necesidad de ejecutar un análisis detallado de riesgos. El pliego de condiciones técnicas que regula el concurso negociado sin publicidad promovido por Urbanismo para contratar un estudio de patologías arquitectónicas de la Catedral y de la máquina de sangre de la antigua fábrica pone de relieve que en el caso de las estructuras de madera del segundo de los mencionados espacios, «el estado de conservación aparenta ser mucho peor». «La inspección visual en esta zona será mucho más exhaustiva que en la otra zona», añade Urbanismo en los pliegos de condiciones que se pueden consultar en la web de la Gerencia, donde también se informa de que el próximo día 15 se puede visitar el monumento para que las empresas puedan redactar su memoria. Este complejo de naves, talleres y almacenes de 20.372 metros cuadrados de superficie y de titularidad municipal ha sido recientemente sometido a obras urgentes de conservación pero sigue esperando un proyecto destinado a su restauración integral. Fue el pasado marzo cuando concluyeron las obras urgentes de conservación que la Gerencia de Urbanismo encomendó a la empresa Auxiliar de Obras Andaluzas S.A, según informó Europa Press. Aquellos trabajos en cuestión consistieron, básicamente, en la consolidación y resanado de las cubiertas y las fachadas del conjunto arquitectónico, que como reflejan diversos informes sufre no pocas deficiencias. En aquellos momentos, el concejal de Urbanismo, Maximiliano Vílchez, anunció que la Gerencia ultimaba la redacción de los proyectos técnicos destinados a mejorar los espacios la Catedral y la nave de Carlos III. La Catedral, solo con filtraciones y fisuras El estudio que prevé encargar la Gerencia de Urbanismo sobre la fábrica de Artillería afecta a dos espacios concretos del complejo: la Catedral con sus fundiciones vieja y nueva, y las salas para la máquina de sangre con las armaduras de madera proyectadas por Tomás Botani entre 1778 y 1782, todo ello para elaborar los proyectos de conservación y restauración de las bóvedas y fachadas de las citadas dos fundiciones y las cubiertas y armaduras de las naves donde fue instalada la máquina de sangre de la fundición. Las labores a contratar comprenden una inspección de los edificios para detectar «fisuraciones, desplomes, deformaciones, humedades», entre otras cosas, con mención expresa a las «naves con estructura de madera». El contrato señala «una inspección visual mucho más exhaustiva» de estos elementos para detectar «hongos, pudriciones, gemas y pérdida de material debido a la humedad». El pliego de condiciones también señala que en el caso de las fundiciones vieja y nueva de la Catedral, «el estado de la estructura es muy bueno, no apreciándose daños a simple vista más allá de la presencia de filtraciones y alguna pequeña fisura», así como «un pilar abierto en la zona sur».

  • 1