Local

Doce días de negociación estéril

Los asistentes a la cumbre de Copenhague coinciden en que el pacto es decepcionante.

el 19 dic 2009 / 20:52 h.

TAGS:

Los delegados duermen sobre sus mesas tras muchas horas de intensa negociación en la noche del pasado viernes en la cumbre de Copenhague.

"Copenhague no es un desastroso final, sino más bien un decepcionante principio". Con esta frase, el secretario de Medio Ambiente y Desarrollo Rural español, Hugo Morán, resumió bien el resultado de la cumbre del clima más importante celebrada tras la redacción del Protocolo de Kioto en los años 90.

La cumbre sobre el cambio climático de Copenhague se cerró ayer de madrugada con un acuerdo de mínimos, que tuvo la oposición abierta y dura crítica de varios países como Venezuela, Nicaragua, Cuba o Bolivia, y que dejó un sabor agridulce y una profunda decepción para los activistas por el medio ambiente que se citaron en Dinamarca.

El texto firmado gracias a la negociación liderada por Obama no constituye un acuerdo vinculante, no establece mecanismos de vigilancia de las emisiones de cada país -rechazados de plano por China- y no plantea un compromiso concreto sobre el porcentaje de reducción de emisión de gases necesario para frenar el deterioro del planeta. Asimismo, el acuerdo preliminar -que ni siquiera goza de la simpatía de todos los países asistentes a la cumbre- fija el objetivo de llegar a un compromiso firme y más concreto en 2010, pero no da una fecha límite.

Democracia participativa. En los 12 días de negociaciones de esta cumbre, según algunos de los países contrarios al acuerdo alcanzado, hubo fallos de procedimiento y claras violaciones de los más básicos derechos de la democracia participativa.

El presidente de la reunión, Lars Løkke Rasmussen, se "olvidó" de dar la palabra en más de una ocasión a quienes la habían solicitado en pleno y tuvo que ser llamado al orden. Rasmussen había prometido que la cumbre no trabajaría con ningún documento que no estuviera integrado dentro de la Convención Marco de la ONU sobre el Cambio Climático, pero los textos que aparecieron después, incluido el definitivo, no fueron entregados a muchos países en desarrollo. 

En el mismo foro, Bolivia se mostraba "ofendida y sorprendida" por un documento cuya elaboración consideraba que no ha sido "democrática" y criticaba que se intente "imponer" a la gran mayoría de países un texto que sus delegaciones "no han discutido".

Tanto la Comisión Europea como la presidencia de turno de la UE, además de, entre otros, el Gobierno español, admiten que el pacto alcanzado ha sido insuficiente. El propio presidente de EEUU, Barack Obama, reconoció este extremo el viernes, si bien todos coinciden en que peor hubiera sido no llegar a ningún pacto. El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, aseguró que trabajará para convertir ese texto "en un tratado legalmente vinculante en 2010". Ban destacó que "los cimientos del primer acuerdo global para limitar los gases de efecto invernadero se han puesto en esta cumbre" y dijo que no podía precisar la fecha en que se dará un nuevo paso, pero recordó que la presidencia de la próxima conferencia sobre el cambio climático tendrá lugar en México el año que viene.

Detenidos. Mientras tanto, el director de Greenpeace España, Juan López de Uralde, fue detenido el viernes por la noche y permanecerá en prisión preventiva en Copenhague por peligro de fuga hasta el próximo 7 de enero de 2010, y será juzgado de delitos de penados con hasta seis años de cárcel, según informaron fuentes de la organización.

  • 1