miércoles, 14 noviembre 2018
10:18
, última actualización
Deportes

Domínguez Platas: "Para cumplir el convenio no hay que vender a nadie"

El secretario del consejo de administración del Betis recalca la adhesión de los "acreedores de referencia" al convenio, en cuya negociación ha participado activamente.

el 20 may 2012 / 20:52 h.

Manuel Domínguez Platas posa en su despacho.
-El convenio de acreedores se aprueba el miércoles. ¿Termina la etapa decisiva del concurso?
-Sí, es la más importante porque nuestros acreedores nos dan el respaldo a la propuesta. Si no, iríamos a la liquidación del club. La alternativa es demoledora: continuar o liquidar. Pero como vamos con los deberes hechos, vamos a continuar. Lo más importante del proceso concursal es presentar un convenio sustentado en un plan de viabilidad serio y que tus acreedores crean en ese plan. Ahora viene la fase de pagar y no dejar de hacer los pagos corrientes que se van devengando día a día y que desde que entramos en el club se han ido afrontando con normalidad.

-La otra buena noticia es el convenio con Hacienda.

-Después de negociaciones largas y complicadas, el viernes lo conseguimos. Es un convenio duro pero asumible. A Hacienda se le debe mucho dinero y el país necesita que los contribuyentes paguen, el Betis también. Hacienda nos da un plazo razonable, no se le quita ningún euro y se paga con intereses. Pero nos ha dado un plazo suficiente, se puede decir que está dentro de lo que pedíamos a Hacienda.

-Decía Miguel Guillén que el Betis, además, ha pagado sus impuestos religiosamente...

-Para que Hacienda vote el convenio es condición sine qua non que estemos al corriente de las obligaciones, y desde que estamos en el consejo hemos pagado 9 o 10 millones de euros en impuestos. Eso también ha pesado para que ellos crean en el plan de viabilidad y hayan firmado el convenio singular. Además, hay que pagar, el pueblo español paga sus impuestos y el Betis no va a ser menos, aunque debemos compaginarlo con mantener la calidad y el nivel, seguir pagando lo que debemos y conservar la estructura y la cantidad de familias que cobran un sueldo del Betis. No sólo son los jugadores, el Betis genera muchos empleos directos e indirectos.

-El convenio con Hacienda establece que el Betis pagará 30 millones en seis o siete años. ¿Los plazos son razonables?

-Aparte de no poder mentar la Segunda [un descenso amplía el plazo hasta 2019], nos vamos a seis años más uno sólo en el caso de que no se gane ninguno de los créditos condicionales [14 millones pendientes de resolución judicial]. Pero por pura estadística... empezaron en veintitantos millones y ya van por catorce. El Betis ya ha ganado algunos, así que otros también se ganarán, si no todos. Ese calendario, además, sería así si no hubiese ningún ingreso extraordinario en los seis años, y se me antoja complicado que no seamos capaces de generar ningún ingreso porque no nos interese alguna venta.

-¿Quiénes han participado en la negociación con Hacienda?

-El consejero Antonio Sánchez Pino, experto en Derecho Tributario, y yo. También ha habido un protagonismo importante de la administración concursal; no era estrictamente su obligación pero ha colaborado y ha ido a las reuniones. Yo he sido administrador en otros concursos y sólo voy a las reuniones con Hacienda si me lo pide el cliente. También ha intervenido el despacho de Manuel Olivencia; él ha estado en muchas reuniones con Hacienda, junto con José Moya.

-¿Con qué porcentaje de adhesiones al convenio general se presentarán el miércoles?

-Más del 50%, seguro. Los principales acreedores nos votan el convenio: AFE, LFP, Elche, Córdoba... El empeño era el 50% y ya está hecho. Y además queríamos que estuvieran los acreedores de referencia. Que nos voten los clubes, los jugadores, Hacienda y la Seguridad Social nos da el respaldo que necesitamos.

-¿Alguien les ha dicho que no votaría el convenio?

-Nadie ha dicho que no, aunque no a todos se les ha pedido.

-A los acreedores minoritarios, por ejemplo.

-No hemos querido molestarles, nos hemos centrado en los principales, aunque ha habido acreedores de 3.000 euros que han querido adherirse.

-Por cierto, hay acreedores a los que el Betis debe 15 o 30 euros. ¿También se paga una deuda así en ocho años? ¿Cómo se hace, céntimo a céntimo?

-Efectivamente, se les paga por céntimos al año porque no se puede dar un trato mejor a un acreedor de la misma categoría que otro, y menos todavía a un acreedor de menor categoría.

-¿Cuántas reuniones hicieron falta para convencer a la AFE y la LFP?

-Hacienda ha tardado más pero lo demás tampoco ha sido fácil. Aquí han sido más Guillén y Bosch, que han negociado con Carlos del Campo [secretario general de la LFP] y Santiago Nebot [asesor jurídico de la AFE]. El primer acuerdo fue con la AFE. Por nuestra viabilidad nos interesaba que los jugadores tuviesen despejada su situación cuanto antes, por eso vino Nebot varias veces para explicar el concurso a la plantilla.

-¿El convenio influirá para mal en el presupuesto?

-El presupuesto será como este año. Además, teóricamente vamos a poder pagar 2 millones a Hacienda ahora y otros 2 en diciembre. Si las cosas se hacen bien, se pagará lo que hay que pagar al 200%, a no ser que haya una catástrofe con la televisión. Hoy por hoy dependemos mucho de la televisión, aún supone más del 50% del presupuesto y bajar ese porcentaje es difícil. Si levantar 30.000 euros nos cuesta la vida... Y luego el dinero se te va sin que te des cuenta.

-¿El Betis necesita vender para cumplir el convenio?

-El plan de viabilidad no contempla nada, cero euros, por ingresos extraordinarios. Cualquier traspaso se reinvierte en la plantilla o las instalaciones. Para cumplir el convenio no hace falta vender a nadie.

-¿Le parece injusta la Ley Concursal?

-La disposición adicional 2bis de la Ley hace que prime la reglamentación deportiva sobre el concurso [descenso en caso de impago].  Beñat tiene el dorsal 10 por una decisión del juez de lo Mercantil, ya que entonces la Ley Concursal estaba por encima. Eso ya es imposible. No significa que los clubes no vayan a ir a concurso, porque o van o recurren a la ampliación de capital. Pero entrarán en concurso aun sabiendo que no es la solución. El efecto salvador que ha tenido en el Betis ya no será igual. ¿Eso es justo o injusto? Yo veo injusto que Jorge Molina marque goles con el Betis y que el Elche se quede en Segunda y sin cobrar el traspaso, pero también es injusto que inmobiliarias en concurso vendan pisos a precios que no pueden poner las otras inmobiliarias. ¿Los clubes en concurso prostituyen la competición? Entonces también prostituyen el mercado las empresas que venden a menor precio por estar en concurso. Pero si no es por la Ley Concursal, el Betis podría haber mandado a tomar por saco cientos de puestos de trabajo. Lo que tiene que cambiar el sistema del fútbol, no se pueden deber las cantidades que se deben. Es cuestión de los dirigentes. Si la Ley Concursal salva empresas y puestos de trabajo, es buena. ¿Que podría ser mejor? Por supuesto. Pero al Betis lo ha salvado de una situación complicada.

-¿El concurso del Betis ha sido ejemplar?

-Procesalmente ha sido digno de destacar, primero por la rapidez y segundo por la variedad de incidentes, aunque no han llegado a la decena los que fueron a litigio. Ha sido un concurso poco beligerante. Además, ha estado la flor y nata de la administración concursal en Sevilla: un buen juzgado que ha funcionado con agilidad; una administración que era la mejor de las posibles; y un consejo de administración que no es el culpable de la gestión y ha colaborado al 200%. Si tú eres el responsable de la gestión, sabes qué esconder. Aquí hemos ido conociendo el club de la mano.

-¿Ha habido fricciones entre el consejo y los concursales?

-Fricción hay en todas las casas, pero el grado de colaboración ha sido superlativo. Eso ha influido en que el concurso haya acabado en un tiempo récord. La fase común ha durado un año y la junta podría haber sido antes del 31 de julio. El abogado de la Federación, Emilio García Silvero, me dijo que los clubes deben estar al corriente de pago el 31 de julio, no el 30 de junio.

  • 1