Local

¿Dónde está Curro?

Dejar pasar la celebración de esta efeméride tan importante para Sevilla sería un enorme error político.

el 13 feb 2012 / 11:17 h.

TAGS:

Unas máquinas de atracción de la Exposición Universal de 1992 con Curro como protagonismo.

Por la imagen del artículo ya sabrán que no me refiero a aquel bonachón oficinista que se fugaba más contento que unas pascuas al Caribe con una oferta de una agencia de viajes. Efectivamente se trata de la simpática mascota de la Expo 92, una efeméride que este año cumple su vigésimo aniversario sin que a 67 días vista todavía haya una hoja de ruta cerrada para su conmemoración. La Exposición Universal fue una auténtica revolución para Sevilla, marcó un antes y un después en el devenir de la ciudad y supuso su acceso al siglo XXI. Aquellos días, como 500 años atrás, Sevilla volvió a convertirse en la puerta de entrada del mundo y mostró a todo el que quiso visitarnos su radical transformación gracias a la colaboración e inversiones de las administraciones. De aquella época son la estación de Santa Justa, el nuevo aeropuerto de San Pablo, algunos de nuestros puentes más representativos o el AVE. Por ello, hoy, 20 años después, desaprovechar la celebración de este acontecimiento tan trascendental para Sevilla sería un enorme error político.

A estas alturas, y por parte del Ayuntamiento de Sevilla, lo único que hay cerrado es un acuerdo plenario entre los tres partidos políticos con representación en Plaza Nueva: PP, PSOE e IU. A finales de diciembre el gobierno local (PP) aceptó la propuesta impulsada por el portavoz socialista, Juan Espadas, sobre la conmemoración de esta efeméride, pero un mes y medio después aún no se conoce detalle alguno sobre los hipotéticos actos, salvo que no se afrontarán "proyectos megalómanos". Parece lógico y razonable teniendo en cuenta la situación financiera del Ayuntamiento, pero la ocasión merece un esfuerzo. La Asociación Legado Expo Sevilla tiene un proyecto fácilmente asumible por cualquier administración en estos tiempos de crisis. Pero esta coyuntura económica tampoco puede ser la excusa para todo o para aquello que más convenga. Por ejemplo, no lo fue para la iluminación ni adornos navideños: el PP apostó estas pasadas Navidades por un alumbrado espectacular mientras las principales capitales de España mermaban las partidas destinadas a estos fines. Y la apuesta le salió bien: el éxito de público fue indudable. Así que insisto: el XX aniversario de la Exposición Universal se merece un plan de actividades serio y ambicioso y la mayor de las colaboraciones.

Lo que no tiene sentido es lo que hasta ahora está ocurriendo, que cada institución y organismo está haciendo la guerra por su cuenta. Así, Agesa, la empresa pública de gestión de activos dependiente de la Consejería de Hacienda y Administración Pública, reabrió a comienzos de año el Pabellón de la Navegación después de permanecer durante más de 12 años cerrado. Mientras tanto, Cartuja 93, el parque científico y tecnológico de la ciudad, ya ha anunciado que reinaugurará el pabellón de la Unión Europea, será su sede, y además organizará un congreso de arquitectura sobre la muestra universal. También Isla Mágica aprovechará este aniversario para recuperar a Curro, parte de las míticas carrozas de la cabalgata de la Expo 92 y el espectáculo del lago. Pero a falta de dos meses sigue sin haber un proyecto conjunto y, lo que es aún peor, atractivo. Si Sevilla deja pasar esta oportunidad en estos momentos tan complicados, estaría malgastando el potencial turístico y cultural de este evento. El Ayuntamiento hispalense tiene la obligación moral y política de capitanear y abanderar esta conmemoración. Especialmente cuando la mayor parte de los festejos coincidirían con los meses estivales (abril-octubre), esos en los que Sevilla tan sólo es noticia por las altas temperaturas que marcan nuestro termómetros. Además también serviría para revitalizar la Isla de la Cartuja y su parque tecnológico. Pese a los esfuerzos de estos últimos años, esta parte de la ciudad continúa siendo una zona marginada, abandonada y una gran desconocida para muchos sevillanos.

En el marco de la celebración de Fitur, el Consistorio presentó su oferta para este 2012 con una clara apuesta por el turismo religioso y cultural durante los meses de verano. La Feria Internacional de Turismo en España habría sido el escenario idóneo para que la celebración del XX aniversario de la Expo 92 echara a correr. Una oportunidad perdida. Ahora toca ponerse las pilas y presentar un proyecto a la altura de las circunstancias. Lo contrario sería vilipendiar el legado de la más grande y mejor exhibición que ha vivido la ciudad en estas dos últimas décadas.

En Twitter @atrujillo79

  • 1