Local

¿Dónde se posará la gaviota del PP?

El Partido Popular se juega su futuro este fin de semana en Valencia. No es ninguna exageración: lo que se ventila en el XVI Congreso del gran partido de la derecha española interesa a todos, incluidos los militantes y simpatizantes de la izquierda...

el 15 sep 2009 / 06:30 h.

El Partido Popular se juega su futuro este fin de semana en Valencia. No es ninguna exageración: lo que se ventila en el XVI Congreso del gran partido de la derecha española interesa a todos, incluidos los militantes y simpatizantes de la izquierda, porque una formación que aglutina a la mitad de los ciudadanos que votan trasciende de su mera condición política para alcanzar a la entera sociedad como uno de los pilares fundamentales de nuestra democracia.

Desde el 9 de marzo el PP ha vivido momentos convulsos y episodios que darían para una novela de intrigas. A Mariano Rajoy le han venido las zancadillas desde variados sectores, pero hay que reconocerle su impasible aceptación de las críticas como una vez más lo demostró el lunes en Antena 3 sometido al fuego cruzado de tres periodistas dispuestos a cazarlo en lugar de procurar que los telespectadores quedaran informados de su proyecto en estas vísperas de Valencia.

¿Y qué es lo que se juega el PP? Pues nada menos que su definición, al margen por supuesto de denominaciones más o menos atinadas sobre su situación geográfica en el panorama de la actual política española. A fuerza de repetirlo, el razonamiento va camino del tópico: si los populares no logran arrimarse al centro tolerante y moderado en el que está la inmensa mayoría de la sociedad española, que se vaya despidiendo de volver a la Moncloa. La gente de hoy no está por los fundamentalismos de uno u otro signo. Véase si no la suerte que corrió en las últimas elecciones el PC travestido de IU. La misma que correría la derecha más severa si actuara fuera del gran paraguas protector del PP.

Este fin de semana estaremos atentos a la pantalla. Rajoy desvelará por fin los secretos mejor guardados sobre la composición del equipo rector de los populares, y sus nombres, sus tendencias, nos indicarán hacia qué lado se posa la gaviota que surca el nuevo azul del logotipo como un signo de esperanza para tantos millones de españoles que confían en que su partido, su ideario y su ideología alcancen finalmente el puerto de la tranquilidad y la meta del gobierno. Al convencimiento general de la derecha necesaria debe sumarse este Congreso de Valencia el de la derecha moderna y homologable con las que se llevan hoy en Europa (salvo excepciones). Y el compromiso de acabar con el debate-trifulca que el PP viene arrastrando desde hace tiempo.

Hace ya casi cuarenta años Richard Bach aligeró la atribulada monotonía de los jóvenes lectores con la caricia de su "Juan Salvador Gaviota", una bocanada de aire fresco que hizo furor entre los universitarios de medio mundo. Las gaviotas de aquel prodigioso libro se perdían en disputas estériles, no sé si como anticipadora metáfora de lo que les ha ocurrido a las del PP. Pero lo importante de todo vuelo, comprenderá finalmente el protagonista, "es comenzar sabiendo que ya has llegado". Si para los populares Valencia representa un punto de no retorno, sabremos que la gaviota del PP se habrá posado en el sitio adecuado.

Periodista

gimenezaleman@gmail.com

  • 1