Local

Dos acusaciones contra cuatro defensas

A partir del lunes abogados y el fiscal mostrarán sus estrategias ante el tribunal que juzgará a Carcaño y al resto de imputados. Es la hora de mostrar sus cartas.

el 14 oct 2011 / 21:02 h.

TAGS:

A la derecha de la sala las dos acusaciones y, frente a ellos, a la izquierda, los cuatro abogados de la defensa. Un cara a cara entre cinco letrados y un fiscal que a partir del lunes tendrán que utilizar todas sus armas para conseguir su propósito en la recta final del procedimiento del crimen de Marta del Castillo.

Un mes y medio, 20 sesiones de juicio, para poner sobre la mesa las cartas de uno y otro. Las defensas se escudan en el principio de presunción de inocencia y en que las acusaciones tendrán que demostrar con pruebas fehacientes que estuvieron implicados, de una forma u otra, en el crimen de la joven. Sin embargo, no será tan fácil porque también tendrán que desmontar con testimonios y pruebas que todos (salvo Miguel Carcaño que reconoció su autoría) tienen una coartada para la noche del 24 de enero de 2009.

Cada uno tendrá un papel diferente en el escenario del juicio. El fiscal representando a la sociedad como acusación pública y los intereses de la propia víctima. La acusación particular pidiendo la condena de los cuatro adultos implicados en el crimen en nombre de los padres de Marta, Antonio del Castillo y Eva Casanueva. Y los abogados defensores que garantizan el derecho de defensa de todo imputado.

Las acusaciones sostienen que hay pruebas más que suficientes para conseguir una condena, pese a que el paradero del cuerpo sigue siendo a día de hoy el mayor misterio del caso. Hay antecedentes de condenas sin localizarse un cadáver, sirva como ejemplo el caso de los Grapo y Publio Cordón. Las defensas mantienen que sólo hay "conjeturas".

En cualquier caso, el juicio será para cada uno de ellos un auténtico examen que será evaluado por toda la sociedad, por mucho que ellos insistan en que la presencia de los medios no supone que este juicio pueda ser diferente a los muchos que a diario se celebran en los juzgados sevillanos. El trabajo de cada uno, las estrategias que con los años de experiencia han ido aprendiendo se verán a partir de la semana que viene.

En el lado de las acusaciones estarán uno de los fiscales más veteranos del Ministerio Público en Sevilla, Luis Martín. Como compañero de reparto tendrá a un viejo conocido, un exfiscal, José María Calero, que desde 2007 ejerce como abogado de un conocido despacho que representará a los padres de Marta. En el otro lado, las defensas, entre los que se encuentran abogados que superan los 30 años ejerciendo como tal. Es el caso del letrado de María García, José Antonio Salazar, y de la abogada de Miguel, Paloma Pérez, con la diferencia de que ésta es de oficio. De hecho, es la única. Los otros dos abogados defensores son Manuel Caballero, en nombre de Samuel Benítez, y José Manuel Carrión, por Javier Delgado.

  • 1