lunes, 25 marzo 2019
14:11
, última actualización
Local

Dos ángeles caídos del cielo

el 15 sep 2009 / 22:25 h.

TAGS:

J.G.P.

"Estamos locos de contentos. Una obra de Ruiz Gijón no se encuentra todos los días". La casualidad ha querido que la hermandad de San Isidoro haya descubierto, en el curso de unas labores de pintura en su capilla, dos ángeles pasionarios debidos a la gubia del autor del Cachorro o del propio Cirineo de la corporación, imagen considerada como obra cumbre de la imaginería secundaria sevillana.

Ambos ángeles, con un tamaño de unos 40 centímetros, se encontraban situados en el ático (parte más alta) del altar donde se venera la imagen del Nazareno de las Tres Caídas, colocados sobre unas volutas. "Lo cierto y verdad -relataba ayer el hermano mayor de la corporación, Guillermo Mira- es que se veían desde abajo, pero la altura en que se encontraban dificultaba su apreciación. Algún hermano sospechaba que esos ángeles no parecían realizados para el altar, por lo que aprovechando la instalación de unos andamios en la capilla para unas labores de pintura decidimos bajarlos".

La sorpresa que se han llevado al poder contemplarlos de cerca ha sido mayúscula. Después de consultar el parecer de diversas autoridades en la materia, caso del profesor de Historia del Arte de la Universidad Hispalense, José Roda Peña, considerado el máximo especialista en Ruiz Gijón, o del director del Museo de Bellas Artes de Sevilla, Ignacio Cano, la autoría de los ángeles se atribuye "de manera categórica e indubitada" a la gubia del genial escultor utrerano.

Según sospecha la hermandad, estos ángeles formaron parte del paso completo que la hermandad de las Tres Caídas encargó en 1688 a Ruiz Gijón. "Siempre se pensó que el paso de Gijón se perdió por completo, a excepción de la imagen del Cirineo, durante la invasión napoléonica. Sin embargo, ahora se descubre que algo más no se perdió. Alguien salvó estos ángeles colocándolos en el ático del altar, donde han permanecido durante dos siglos, pasando desapercibidos hasta la fecha".

En palabras del hermano mayor, este descubrimiento constituye una "importantísima aportación al patrimonio artístico de la hermandad de las Tres Caídas de San Isidoro y al tesoro de la Semana Santa sevillana".

Los ángeles, verdaderas joyas del barroco, estarán expuestos durante los días de la novena al Señor en la iglesia de San Isidoro para su conocimiento y contemplación. "Son muy parecidos a los ángeles pasionistas del Gran Poder y de la Bofetá", obras gubiadas por el mismo artista.

La intención de la junta de gobierno que preside Guillermo Mira es la de que estos ángeles puedan ser reintegrados en el paso del Nazareno de las Tres Caídas una vez se acometa su restauración. "Es de suponer que ambos ángeles portaban originariamente en sus manos atributos pasionarios, aunque hoy en día carecen de ellos", apunta el hermano mayor. "Todavía es pronto para tomar decisiones. El descubrimiento tuvo lugar la semana pasada y aún no hemos acordado a quién se confiará su restauración, por lo que no creo que dé tiempo a que luzcan en el paso esta Semana Santa".

Siempre han estado ahí. Los tenían encima de sus cabezas, pero ha sido ahora, después de dos siglos de ostracismo, cuando los dos ángeles de Ruiz Gijón se han revelado como tales.

  • 1