Local

Dos años de avances y retrocesos

Mayo de 2007, campaña electoral, el PSOE aprueba inicialmente la ordenanza que limita el acceso de los coches al Centro. En ese Pleno se inicia un proceso que aún no ha culminado, que ha provocado protestas, sentencias contrarias e incluso disputas entre los dos socios de gobierno.

el 16 sep 2009 / 07:07 h.

TAGS:

Mayo de 2007, campaña electoral, el PSOE aprueba inicialmente la ordenanza que limita el acceso de los coches al Centro. En ese Pleno se inicia un proceso que aún no ha culminado, que ha provocado protestas, sentencias contrarias e incluso disputas entre los dos socios de gobierno.

La ordenanza de peatones y ciclistas entró en vigor en octubre de 2007. Desde entonces es ilegal que los vehículos no autorizados accedan al centro histórico, como ya preveía el Plan General de Ordenación Urbanística (PGOU). Pero la normativa no sólo no se ha llegado a aplicar en este tiempo, sino que ha sufrido retrasos y modificaciones debido a las presiones de distintos sectores y a las resoluciones de los tribunales. Han sido dos años con tantos avances como retrocesos.

En este tiempo se ha realizado una labor de sensibilización, se han dado pasos como el reparto de los permisos de circulación de residentes, se han incorporado medios de transporte como la línea 1 del Metro -cuya parada en Puerta Jerez abrirá este otoño- y ahora está ya casi en marcha el sistema de videovigilancia de los vehículos.

Pero quedan otros flecos pendientes: la zona azul debía desaparecer del Centro y trasladarse, sin que hasta ahora se haya definido su destino; tampoco está claro el futuro de los aparcamientos rotatorios del Centro -la ordenanza y el PGOU los prohibían, pero se han orquestado mecanismos para que sigan en marcha-, ni está resuelto si finalmente se va a dar marcha atrás y a acotar la restricción al tráfico sólo al horario comercial. Por último, el Ayuntamiento aún no ha sabido dar forma a uno de los planes recogidos en el PGOU: la construcción de una red de aparcamientos disuasorios en el entorno del casco histórico. El Gobierno local defiende que los que hay son suficientes, aunque sigue adelante con los dos proyectos que siguen paralizados desde hace años: la Barqueta -sin una ubicación definida- y la Glorieta del Cid -con una operación demasiado costosa-. Y a esto hay que añadir las trabas ajenas al Consistorio, como las sentencias del TSJA, que tiene invalidados los artículos de la ordenanza referentes a la convivencia de peatones y ciclistas.

Estos retrasos y cambios han provocado diferencias internas. El PSOE quiere evitar la tensión, ir poco a poco y flexibilizar el modelo. IU quiere sacarlo adelante todo, y lo más pronto posible.

  • 1