sábado, 16 febrero 2019
21:22
, última actualización
Local

Dos años de cárcel para el juez Urquía por dictar libertad previo pago

El TSJA le condena por cobrar 60.000 euros a imputados del caso Hidalgo de blanqueo de capitales para emitar autos de libertad provisional con fianza. La sentencia le inhabilita durante 17 años.

el 18 jun 2010 / 19:18 h.

TAGS:

El magistrado Francisco Javier de Urquía lleva suspendido desde 2007.
El juez Francisco Javier de Urquía ha sido condenado por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) a dos años de prisión y 17 de inhabilitación por un delito de cohecho al pedir dinero a uno de los imputados en el caso Hidalgo contra el blanqueo de capitales para dictar su libertad provisional. La sentencia le condena también a pagar 60.000 euros por este mismo delito y a 18 meses de multa a razón de cien euros al día por un delito continuado de prevaricación referente al dictado de los autos de libertad provisional de tres procesados en el caso.

 

El tribunal, según el auto al que tuvo acceso Efe, considera probado que el que fuera titular del Juzgado de Instrucción 2 de Marbella se puso de acuerdo con su amigo Arnaud Fabrice Albouhair, también condenado en esta causa a dos años de prisión y 60.000 euros de multa por hacer de intermediario, para pedirle dinero al empresario del petróleo Azan K., uno de los imputados en la Operación Hidalgo, a cambio de decretar su libertad provisional, la de su mujer y su sobrino.

Estos autos de libertad se dictaron sin comprobar con la Audiencia Nacional que los hechos imputados eran los mismos que otra causa que se seguía en Bélgica, algo en lo que Urquía basaba su resolución, y sin argumentar la libertad por la existencia de arraigo y la ausencia de riesgo de fuga, entre otros puntos, por lo que el TSJA considera que son hechos constitutivos de un delito de prevaricación continuada.

El tribunal entiende que se incurrió también en cohecho porque Urquía concretó con su amigo Fabrice la cantidad de dinero -60.000 euros- que debía pagar Azan K. por los tres autos de libertad. Un sobrino de Azan K. entregó el dinero al amigo del juez quien, una vez recibido el pago y "cumpliendo con lo prometido", dictó los tres autos de libertad provisional con fianza.

La sentencia destaca que la propuesta "hubo de concretarse necesariamente" entre Urquía y Fabrice porque el juez era el único que podía tener "acceso y capacidad" para cumplir con lo que se ofreció a Azan K., "como luego queda confirmado con el dictado de las resoluciones de libertad prevaricadoras".

Urquía queda absuelto de sendos delitos de prevaricación por prohibir a las empresas del denunciante de la trama D.S., disponer de bienes inmuebles y vehículos y bloquear sus productos financieros y bienes, así como por el nombramiento del administrador judicial y de la fijación de su retribución, además de otro delito de cohecho por las gestiones realizadas por sus amigos con D.S. para que pagara a cambio de liberar sus empresas, y de un delito de revelación de secretos.

Según el fallo, no consta que estas resoluciones sobre las empresas de D.S. fueran adoptadas por el juez con ánimo de comenzar a presionar a éste, ni como resultado de un "plan urdido" entre Urquía y sus amigos Fabrice e Igor M.L. Tampoco consta que la resolución de nombramiento y retribución del administrador fuera adoptada por el juez con la misma intención, ni que las gestiones realizadas por Fabrice ofreciendo resolver la situación de los intereses de D.S. a través del empresario Philippe Junot en las diligencias de la operación a cambio del pago de varios millones fueran "encargadas o siquiera conocidas" por Urquía. El TSJA tampoco considera al juez autor del documento manuscrito que se entregó a Junot como garantía, ni que los datos que se incluían en él fueran revelados por Urquía.

Además de a Arnaud F.A., el TSJA condena a Azan K. por cohecho a un año de prisión y multa de 50.000 euros. El tribunal absuelve a los amigos del juez, Arnaud F.A. e Igor M.L., por las cuestiones realizadas con D.S. para que se liberaran sus empresas, y también absuelve al Estado de la petición de responsable civil que se reclamaba.

De Urquía lleva suspendido de la carrera judicial desde 2007 y, junto a Fabrice, ya fue condenado por cohecho, y absuelto de prevaricación, por aceptar dinero del cerebro de la trama Malaya, Juan Antonio Roca.

  • 1