jueves, 13 diciembre 2018
17:03
, última actualización

Dos años de cárcel por abusar de una menor durante una boda en Arahal

Fue sorprendido por la madre de la víctima. El acusado mostró su conformidad con las penas.

el 19 dic 2014 / 20:12 h.

La Audiencia Provincial de Sevilla ha condenado a dos años de cárcel a un hombre acusado de abusar sexualmente y lesionar a una menor de 14 años de edad durante la celebración de una boda en la localidad sevillana de Arahal hasta que fue sorprendido por la madre de la víctima. En la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, la Sección Cuarta de la Audiencia condena a Iván R.B. a dos años de prisión por un delito de abusos sexuales y al pago de una multa de 240 euros por una falta de lesiones, así como al pago de una indemnización de 5.000 euros. Los hechos tuvieron lugar en la madrugada del 17 de junio de 2007, cuando el procesado se encontraba en la celebración de la boda de un familiar en Arahal y conoció a la perjudicada, a la que le manifestó que no se iría de la boda sin darle un beso en los labios. Momentos más tarde, el procesado la convenció para subir a la planta de arriba, prometiéndole que sólo la besaría, y una vez allí, y "con ánimo de satisfacer su apetito libidinoso", el acusado intentó besarla sin conseguirlo, por lo que la cogió del brazo hasta introducirla en el interior de una habitación del local. En un primer momento, con consentimiento de la víctima, comenzaron a besarse, pero en un momento dado la actitud del acusado comenzó a ser brusca, lo que originó el rechazo de la menor, que comenzó a sentirse coartada y a no querer continuar intimando con él. No obstante, el acusado comenzó a besarla contra su voluntad, llegando a introducir su mano por dentro del pantalón y de su ropa interior, por lo que la menor intentó separarse de él y lo empujó, momento en que el procesado aumentó la intensidad de su comportamiento. Posteriormente, entró en la habitación la madre de la menor, quien había estado buscándola durante cierto tiempo y que se encontró al acusado con los pantalones bajados y a su hija desnuda de cintura para arriba, con el pantalón y la ropa interior a media cadera, apreciando que estaba sangrando. En el juicio, el acusado mostró su conformidad con las penas solicitadas por la Fiscalía.  

  • 1