sábado, 17 noviembre 2018
05:05
, última actualización
Cofradías

Dos años seguidos sin poder salir

el 05 abr 2012 / 21:35 h.

La historia se vuelve a repetir. La hermandad de Los Negritos, al igual que le ha ocurrido a toda la nómina del Jueves Santo, se ha quedado por segundo año consecutivo sin poder realizar su estación de penitencia a la Catedral por la amenaza de lluvia. La capilla de Los Ángeles no abrió sus puertas para que sus titulares, el Cristo de la Fundación y Nuestra Señora de los Ángeles, pudiesen salir a la calle para reencontrarse con sus fieles.

La decisión de la junta de gobierno de no procesionar fue dura, porque cuando se anunció que se quedaban otra vez en casa el sol estaba brillando en el cielo, aunque ya había algunas nubes que amenazaban lluvia.

El alcalde de esta cofradía, Eduardo García Eruste, informó, con mucho dolor, desde el altar de la capilla el acuerdo de no realizar estación de penitencia, porque las predicciones meteorológicas de las que disponían a las 16.00 horas, 40 minutos después de la hora prevista de su salida, eran muy poco alentadoras: un 80% de probabilidad de lluvia hasta las 22.00 horas. Y se optó, como no podía ser de otra forma, por no arriesgar, por la prudencia.

A pesar del nada deseado anuncio, los nazarenos, que estaban formados desde las 15.00 horas en la casa hermandad, rompieron en un aplauso en apoyo a su alcalde, quien les remarcó que la junta de gobierno optó por la responsabilidad, aunque fuese un acuerdo frustrante para los hermanos. Aunque se decidió no poner los pasos en la calle, la capilla se abrió para sus devotos desde las 17.30 horas hasta las 21.00 horas.

La decisión estaba más que justificada porque la expectación por ver al Cristo de la Fundación, un crucificado con una imponente canastilla de caoba, y la Virgen de Los Ángeles, con su maravilloso manto celeste bellamente decorado con angelitos de marfil, era impresionante en las inmediaciones de la capilla.

De hecho, fueron muchísimos los sevillanos y foráneos que se acercaron a la calle Recaredo para disfrutar de la belleza de los titulares de Los Negritos, la hermandad fundada en Sevilla en el año 1393 por el cardenal Mena.

Entre los hermanos no había división de opiniones sobre la decisión de la junta de gobierno de no realizar estación de penitencia, pero sí había mucha tristeza y dolor en sus rostros. La lluvia, por segundo año consecutivo, les había impedido poner su cruz de guía en la calle y llegar hasta la Catedral.

Pero la cautela en estas situaciones es la que tiene que mandar, y más en una cofradía que entre su cerca de millar de nazarenos hay muchos niños, nazarenos y monaguillos, sin olvidar que sus dos imágenes titulares tienen gran valor: el Santísimo Cristo de la Fundación es obra de Andrés de Ocampo, y data de 1622, y Nuestra Señora de Los Ángeles es obra de un autor anónimo, fechada ente los siglos XVII-XVIII, que fue posteriormente remodelada en 1984 por Antonio Dubé.
Pero si la tristeza reinaba en el seno de los hermanos y nazarenos de esta cofradía, entre ellos había uno que estaba especialmente desolado: Mustafá Hassan, el primer costalero negro que tiene la hermandad en siglos.

Este nigeriano de 33 años, profundamente católico y practicante -todos los domingos va a misa a la iglesia de Santa Genoveva-, este año iba a salir de costalero por primera vez bajo el palio de la Virgen de los Ángeles, en la quinta trabajadera, justo debajo de la dolorosa, pero no pudo ser. Tendrá que esperar a 2013 para realizar su estación de penitencia como costalero.

Mustafá Hassan, sin embargo, no estuvo solo en su dolor, estuvo en todo momento arropado por los otros 34 costaleros de la Virgen y los 29 del Cristo de la Fundación, que se daban ánimos unos a otros para poder soportar la desilusión de no haber podido portar a los titulares de su hermandad.

  • 1