Local

Dos arquitectos de 29 años diseñan el museo de la opresión en Merinales

La memoria de los esclavos de Franco que construyeron el Canal de los Presos ya tiene un proyecto para levantar un museo que recuerde lo que significó el campo de concentración de Merinales, en Dos Hermanas, uno de los peores del régimen.

el 14 sep 2009 / 23:22 h.

TAGS:

La memoria de los esclavos de Franco que construyeron el Canal de los Presos ya tiene un proyecto para levantar un museo que recuerde lo que significó el campo de concentración de Merinales, en Dos Hermanas, uno de los peores del régimen y el más importante de los que se levantaron en el entorno de Sevilla.

El jurado del concurso convocado por la asociación que busca recuperar la memoria de los condenados por el franquismo a trabajos forzados por causas políticas y el Colegio de Arquitectos de Sevilla ha escogido el proyecto denominado Quedan chirlos, obra de dos arquitectos de 28 y 29 años, Alberto Atanasio Guisado y Alejandro de Castro.

Cinco obras se presentaron al concurso y el premio, 3.000 euros, lo entrega el presidente del Colegio de Arquitectos, Ángel Díaz del Río, esta tarde en la sede de la Fundación Cajasol, en Sevilla.

Tanto el presidente de los arquitectos como el portavoz de la asociación por la memoria de Merinales, Cecilio Gordillo, insistieron en que la ejecución del museo, que los autores valoran en 10 millones de euros, corre "prisa": solo sobreviven en el entorno de Sevilla dos de los 10.000 internos que llegó a tener Merinales.

Díaz del Río sugirió ayer dos formas de financiar el museo: directamente el Estado como responsable principal, o bien por la vía del convenio urbanístico, "como se está construyendo este país", soltó con una pizca de ironía. Este museo-memorial de la represión se alzaría -si existe voluntad política, como recalcaron tanto Gordillo, como el propio Díaz del Río y los autores del proyecto-, en el solar que ocupó esta versión española de los campos nazis.

Esta parcela es desde hace décadas un vertedero ilegal junto a la carretera, entre el polígono La Palmera y la vieja fábrica de Muebles Peralta.

Una zona clasificada en el PGOU nazareno de 2003 como zona industrial, por lo que los promotores del reconocimiento a los represaliados en Merinales reclaman al Consistorio de Dos Hermanas la recalificaicón del suelo para levantar sobre el solar este museo, tras desenterrar las ruinas, olvidadas, del lugar de oprobio.

La parcela es propiedad de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir desde la construcción del Canal de los Presos y para ejecutar el museo debería ceder su uso al Ayuntamiento de Dos Hermanas, expusieron ayer en la presentación de los ganadores del concurso de ideas las personalidades vinculadas a este proyecto me memoria histórica. "Es un desafío a los gobiernos cercanos, porque del central tenemos apoyo", apostilló el portavoz Gordillo.

De momento, ayer el alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín (PSOE) citó a Gordillo para conocer el monumento memorial y anteayer recibió la llamada del también socialista regidor de Dos Hermanas, Francisco Toscano.

Y el portavoz de la asociación de memoria pro Merinales, vinculado a la anarcosindicalista CGT, lamentó que de campaña en campaña electoral se den algunos pasos. "Quiero que las instituciones aprueben la memoria de Merinales por unanimidad, no que hagan de eso un pim pam pum".

  • 1