lunes, 18 marzo 2019
22:14
, última actualización
Deportes

Dos citas de alto voltaje para jugar al todo o nada

Con estos partidos por delante y tras una nueva demostración de fidelidad de la afición, Emery y los suyos ya saben lo que tienen que hacer. La oportunidad es histórica. Ya veremos su hay puerta grande, o enfermería.

el 06 abr 2014 / 23:21 h.

Los jugadores del Sevilla hicieron una piña al final del partido. / Kiko Hurtado Los jugadores del Sevilla hicieron una piña al final del partido. / Kiko Hurtado La temporada del Sevilla se está poniendo para salir por la puerta grande, o por la enfermería. Permítanme el símil taurino –una vez más– pero aquella mítica frase del fenómeno de Palma del Río para dejar claro que él salía al ruedo para triunfar o morir le viene que ni pintada al Sevilla a estas alturas de la temporada. El todo o la nada. Cambien ruedo por césped, puerta grande por triunfo, enfermería por derrota y seguro que lo entenderán. Tras la victoria de este domingo ante el Espanyol, que para el espectador pudo parecer cómoda pero los jugadores seguro que piensan –y con razón– todo lo contrario, se plantan los de Unai Emery ante dos citas vitales, y muy seguidas una de otra. La primera, la más importante hasta ahora de la temporada será el jueves. El Sevilla debe levantar ante el Oporto el 1-0 que trae de tierras lusas para plantarse de nuevo en una semifinal europea. Puede que suene hasta habitual escuchar la palabra semifinal en el mundo del sevillismo pero echando la vista atrás desde que se levantó el último trofeo continental en 2007 la participación del Sevilla en Europa ha dejado bastante que desear. Ha pasado bastante tiempo desde aquel duelo con Osasuna –también remontando un 1-0 en la ida– y que parezca habitual o normal llegar a estar entre los cuatro mejores sólo vuelve a dejar claro el buen trabajo que se hizo durante aquellos y que con el paso de los años será todavía mucho más valorado. La segunda cita importante, aunque seguro que la tienen marcada en rojo y no hace falta que se la recuerde, es el derbi del Domingo de Ramos. Tal y como ha logrado colocarse el Sevilla en la clasificación los de Nervión deben seguir en la pelea para intentar dar a caza al Athletic Club, que al menos hasta que juegue la noche de este lunes está a sólo tres puntos. Algo completamente impensable hasta hace apenas mes y medio y que dice mucho –demasiado– tanto de la plantilla como del entrenador. Con estos partidos por delante y tras una nueva demostración de fidelidad de la afición, Emery y los suyos ya saben lo que tienen que hacer. La oportunidad es histórica. Ya veremos si hay puerta grande, o enfermería. Pero el paralelismo con 2006 es tremendo...

  • 1