Local

Dos conductores ingresan en prisión por circular ebrios y sin el permiso

En un solo mes dos conductores sevillanos, uno de ellos reincidente, han ingresado en prisión por conducir bajo los efectos del alcohol y sin el permiso de circulación. En ambos casos, ante la gravedad de los hechos, los jueces han dictado el internamiento inmediato, sin posibilidad de que recurran la sentencia.

el 16 sep 2009 / 08:00 h.

TAGS:

En un solo mes dos conductores sevillanos, uno de ellos reincidente, han ingresado en prisión por conducir bajo los efectos del alcohol y sin el permiso de circulación. En ambos casos, ante la gravedad de los hechos, los jueces han dictado el internamiento inmediato, sin posibilidad de que recurran la sentencia.

El año pasado 3.011 conductores fueron condenados por los juzgados sevillanos por cometer algún delito contra la seguridad vial. En la mayoría de los casos las penas de prisión fueron sustituidas por multas. Sin embargo, en el último mes dos sevillanos han ingresado en prisión de forma directa "ante la gravedad de los hechos", según explicó el fiscal coordinador de Seguridad Vial, Luis Carlos Rodríguez León.

La particularidad de estos dos casos, que se enjuiciaron en el propio juzgado de Guardia, es que en ningún caso se pueden recurrir las sentencias a una instancia superior y "sin posibilidad de suspensión ni sustitución de la pena", decretando el ingreso en prisión inmediato durante cuatro y seis meses respectivamente.

La primera sentencia es del Juzgado de Instrucción número 14, del pasado 29 de julio, contra un conductor que hacía uso de un vehículo sin haber obtenido el permiso de conducir, pero que, además, había consumido alcohol, tal y como demostraron las dos pruebas a las que fue sometido en las que dio 0,98 y 0,97 miligramos de alcohol por litro de sangre.

El magistrado le impuso una condena de cuatro meses de prisión "sin que proceda ni la suspensión, ni la sustitución de la pena". Además, le impuso una multa de cuatro meses de multa con una cuota de seis euros al día (720 euros) y 32 días de trabajos en beneficio de la comunidad. La sentencia también le priva del derecho a obtener el permiso de conducir durante 16 meses. El fallo judicial es firme y no cabe recurso, por lo que se ordena "el inmediato ingreso en prisión".

Tampoco se puede recurrir la sentencia impuesta por el Juzgado de Instrucción número 12, en la que ordena el ingreso inmediato en prisión durante seis meses de otro conductor, que además es reincidente. Al igual que el anterior caso, el condenado conducía con claro síntomas de embriaguez, pues circulaba "con una trayectoria en zigzag" y presentaba "dificultades para expresarse y desequilibrio en su deambulación". Además, el conductor se negó reiteradamente a someterse a las pruebas de alcoholemia, pese a que fue advertido de que suponía un delito.

El conductor había sido condenado a multas en dos ocasiones y tiene prohibido conducir vehículos y ciclomotores hasta mayo de 2010. Por todo ello, el juez decretó su ingreso inmediato en prisión durante seis meses, a 20 meses de multa con una cuota diaria de seis euros (1.080 euros), cuatro años sin poder conducir y 120 días de trabajo en beneficio de la comunidad.

  • 1