Local

Dos de cada tres españoles tienen conflictos vecinales por el ruido, impago de derramas o animales domésticos

Muchas de estas disputas siguen sin resolverse  y más de la mitad de los encuestados asegura que han ocurrido durante  el último año.

el 12 mar 2012 / 08:25 h.

TAGS:

Dos tercios de los españoles han tenido alguna disputa con sus vecinos en alguna ocasión por motivos como el ruido, el impago de derramas o los animales domésticos, entre otras causas, según un estudio que CPP ha realizado para averiguar los problemas vecinales más comunes.

Según este informe, muchas de estas disputas siguen sin resolverse y más de la mitad de los encuestados asegura que han ocurrido durante el último año. El coste económico para quienes lo han solucionado varía según el tipo de vivienda y la raíz del problema, si bien para más de la mitad (54%) supuso unos 100 euros. Por el contrario, para el 30% el gasto osciló entre 200 y 500 euros y para el 16%, por más de 500 euros.

Además de los motivos citados, la suciedad, el riego y el agua o los malos olores también suponen causas de conflicto en las comunidades, aunque el ruido es la característica que diferencia a los españoles del resto de europeos. "El exceso de ruido es un problema específico de nuestra cultura. Hicimos el mismo estudio en Reino Unido y causa la mitad de conflictos que en España", según Eduardo Gil, responsable de comunicación del Grupo CPP.

El perfil de personas que se enfrentan a estos problemas lo encabezan los jóvenes de entre 18 y 35 años, quienes aseguran haber tenido más problemas (73%), mientras que casi la mitad de los mayores de 65 años (45%) indica que nunca se ha enfrentado a esta situación.

 

Atendiendo al tipo de vivienda, los que viven en un piso sufren más disputas (72%), que quienes viven en un bajo (65%), un chalet independiente (63%) o un adosado (63%). Por comunidades analizadas, murcianos (77%), madrileños (72%) y valencianos (70%) aseguran haber tenido disputas vecinales, mientras que navarros (40%), gallegos (51%) y asturianos (52%) se sitúan por debajo de la media.

Los costes legales son, junto con la reparación de daños, las fuentes de perjuicio económico más comunes entre los españoles para resolver un conflicto vecinal. En este sentido, una de cada 10 personas ha emprendido acciones legales y el 8% está a punto de hacerlo.

Así, Gil ha recordado también que la crisis afecta a la relación entre vecinos, "no sólo porque la gente esté de peor humor, sino porque cada día son más los impagos de gastos de comunidad o derramas".

PROBLEMAS DE SALUD

El estudio indica que las consecuencias de estos conflictos pasan por tener que afrontar gastos imprevistos y pérdidas de tiempo, tener que emprender acciones legales, experimentar estresantes capítulos de discusión, e incluso padecer problemas de salud. Además, cuando la disputa perdura, "peores" son las consecuencias y una de cada tres personas indica que aún no lo ha podido resolver, principalmente por falta de dinero, de tiempo y de ayuda profesional.

Como razones para no recurrir a un abogado, el 50% arguye no querer empeorar la situación; el 11% dice evitarlo por creer que es "cara"; el 10% porque le quitará tiempo y el 8% por "miedo a represalias".

De esta manera, sólo el 7% afirma disponer de algún servicio de asistencia y protección legal, mientras que el 13% decide denunciar a la policía antes que solicitar ayuda legal. Para Gil, "donde menos se recurre a la ayuda legal es donde más conflictos se declaran y viceversa y está demostrado que se ahorra tiempo y dinero si se soluciona el conflicto cuanto antes".

Otros efectos de sufrir un conflicto vecinal, y que generan costes, son tener que mudarse, algo que afirma haber hecho o estar pensándolo el 8%, con los jóvenes entre 26 y 35 años los más dispuestos a hacerlo, o los problemas de salud, referido especialmente por las personas mayores de 65 años.

NO HAY TIEMPO PARA LOS VECINOS

Entre las consecuencias que tienen un coste psicológico más que económico se encuentran las discusiones, más o menos fuertes, que se generan, ya que dos de cada diez encuestados afirma haberlo sufrido. Asimismo, la ruptura total de las relaciones con el vecino ha sucedido para el 10% de los encuestados.

Por último, el informe destaca que conocer los derechos y obligaciones, junto con un diálogo fluido, son las bases para evitar conflictos. No obstante, sólo el 54% de la muestra asegura hablar de vez en cuando con sus vecinos y únicamente el 15% afirma hablar mucho. Así, la gran mayoría --el 96%-- declara no dedicar el tiempo suficiente a estar con sus vecinos, principalmente por falta de tiempo y sólo el 22% considera a su comunidad de vecinos "muy amigable".

 

  • 1