miércoles, 14 noviembre 2018
09:33
, última actualización
Local

Dos detenidos por agredir a varios agentes que actuaban contra la venta ambulante en Nervión

Intentaron evitar su apresamiento propinando patadas, puñetazos y mordiscos a los agentes

el 04 jul 2012 / 10:10 h.

TAGS:

La Unidad de Medio Ambiente (UMA) de la Policía Local de Sevilla ha detenido a dos individuos de origen nigeriano y en situación irregular en España tras agredir a dos agentes y un auxiliar que actuaban contra la venta ambulante en Nervión.

Según ha informado la Policía Local en un comunicado, los agentes llegaron sobre las 15.30 horas de este martes en un furgón junto a un auxiliar a realizar labores de control de la venta ambulante en la avenida Luis de Morales, donde observaron una multitud de vendedores que se dispersan al percatarse de la presencia policial.

A la altura de la avenida Eduardo Dato los policías localizan a uno de los vendedores, identificado como D.S.N., de 30 años y nacionalidad nigeriana, que huía en bicicleta con un macuto en el que portaba la mercancía. Le dan el alto y el individuo responde con un gesto obsceno y desoye sus indicaciones, por lo que uno de los agentes se apea del furgón.

Cuando intenta interceptar su huida y requisarle la mercancía el detenido comienza a propinarle patadas al agente y lo agarra del polo reglamentario hasta rompérselo. Otros agentes acuden al auxilio para reducir al individuo, que ofrece gran resistencia lanzando puñetazos y dando mordiscos.

PATADAS, PUÑETAZOS Y MORDISCOS

A continuación, comienzan a aparecer más vendedores ambulantes y se enfrentan a la Policía para evitar la detención, generándose momentos de gran tensión. Un agente de la Policía Nacional libre de servicio que pasaba por la zona se unió de manera espontánea para colaborar en apoyo de los policías locales.

Instantes después aparecen más refuerzos policiales y la multitud se dispersa, momento en el que otro de los vendedores, también nigeriano, identificado como A.A.S., de 43 años, empuja en su huida a uno de los agentes y lo agarra del cuello, antes de salir corriendo y ser interceptado a los pocos metros por otro agente. Este tuvo que contar con el apoyo de dos vigilantes de seguridad del centro comercial para lograr reducir al detenido, que no dejaba de oponer resistencia y agredir al policía.

A los detenidos, ambos en situación irregular en el país, se les han instruido diligencias por un delito de atentado a los agentes de la autoridad y una falta contra la propiedad intelectual. A uno de ellos le consta incluso una orden de expulsión del país y ha sido detenido en dos ocasiones por hechos similares contra la propiedad industrial.

  • 1