Local

Dos detenidos por maltratar a sus hijastros

Los arrestos se realizaron en Mijas y Málaga capital

el 26 mar 2010 / 21:53 h.

TAGS:

La provincia de Málaga registró en menos de 24 horas, entre el lunes y el martes de esta semana, dos casos de presuntos malos tratos a niños.
Así, agentes de la Guardia Civil detuvieron en Mijas al padrastro de un pequeño de cuatro años, mientras que en Málaga capital era la Policía Local quien arrestaba a la madrastra de un menor de nueve años.

Según una noticia publicada en el diario Sur, los familiares del niño de Mijas fueron quienes alertaron a la Guardia Civil ante la posibilidad de que el pequeño estuviera siendo agredido por su padrastro, ya que presentaba hematomas en el cuerpo. De hecho, al preguntar al niño, éste manifestó que había sido la pareja de su madre quien le había pegado, por lo que los agentes procedieron al arresto del hombre, un ciudadano sudamericano de 36 años, quien pasó a disposición judicial para, posteriormente, quedar en libertad.

En relación al arresto que se produjo en Málaga capital, agentes del Grupo de Escoltas, Menores y Atención Ciudadana (Gemac) de la Policía Local detuvieron a una mujer de 46 años y de origen asiático ante los cardenales que presentaba su hijastro en las piernas y los glúteos. Los policías trasladaron al niño al Hospital Materno Infantil y arrestaron a la madrastra como presunta autora de esas lesiones, quedando en libertad tras tomar declaración.

Por otro lado, en Córdoba, el fiscal pidió tres años de cárcel para un acusado de un delito de abusos y otro de exhibicionismo y provocación sexual hacia su hijo, menor de edad, por decirle que le tocara sus genitales y hacerle presenciar las relaciones sexuales que mantenía con su pareja, también acusada por el segundo delito. El fiscal apunta en su escrito que "a consecuencia de tales experiencias, el niño presentó síntomas mixtos depresivos y ansiosos de tipo adaptativo, con conductas masturbatorias excesivas y de tocamientos a terceros". Por tales hechos, el fiscal pide también para el acusada ocho meses de cárcel.

El procesado se separó de su cónyuge en 2003, marchándose a residir a la casa de su madre en la localidad cordobesa de La Carlota, lugar al que acudían a visitarlo sus tres hijos, menores de edad.

  • 1