Local

Dos Expos frente a frente

Un maridaje curioso y que remite a aquellos no lejanos tiempos en los que Sevilla pintó y pitó mucho en el escenario mundial se da estos días en la Plaza de España: 14 carrozas de la Expo'92 conviven por unos días con el símbolo maltrecho de la Expo del 29, que sigue inmerso en un proyecto de rehabilitación integral.

el 16 sep 2009 / 03:03 h.

TAGS:

Un maridaje curioso y que remite a aquellos no lejanos tiempos en los que Sevilla pintó y pitó mucho en el escenario mundial se da estos días en la Plaza de España: 14 carrozas de la Expo'92 conviven por unos días con el símbolo maltrecho de la Expo del 29, que sigue inmerso en un proyecto de rehabilitación integral.

"Mientras no estén los barquitos navegando por su ría, no podremos decir que esté terminada la rehabilitación de la Plaza de España". Lo dijo ayer alto y claro el alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, sabedor de que las cosas no se han hecho bien -y no toda la responsabilidad es suya, porque son varios sus responsables- en lo que respecta al mantenimiento de uno de los puntales turísticos de la ciudad: el monumento estrella salido del imaginario regionalista de Aníbal González. Bueno, de él y del buen hacer de artesanos como los de Cerámicas Montalván, los mismos que están a pique de echar el cierre en su sede de Triana -por cierto, en parte también construida por Aníbal- porque no les llegan encargos.

Resulta este detalle curioso porque esta firma optaba a reencontrarse con su obra para poder reparar y sustituir las desgastadas balaustradas cerámicas que crearon para la plaza en los años 20. Pero no ha podido ser. El proyecto se le adjudicó a la empresa pública Tragsa, que a su vez ha subcontratado a un par de talleres artesanales distintos para la misión. Detalles colaterales aparte, lo cierto es que Tragsa ha querido aprovechar el 80 aniversario de la inauguración de la Expo del 29 y, por ende, de la plaza, para mostrar al público su trabajo.

Así, hasta este domingo pueden verse, en plena ría -seca porque está a expensas de su impermeabilización parcial y de la dotación de un sistema de aguas que evite que se estanque y genere malos olores, como sucedía- los primeros frutos del proyecto integral de rehabilitación del monumento, que pasan por la sustitución de la balaustrada próxima a la avenida Isabel la Católica. Ya se han reemplazado unos 30 metros y a fines de mes se decidirá qué modelo de farola regionalista -hay dos en liza- rematará esta zona.

a por la esencia. "Queremos devolverle la esencia a esta plaza, verla como la concibieron", enfatizó el alcalde; y parte de esa esencia pasa por restituir estas farolas, que duraron bien poco tras su inauguración.

La otra parte de esta iniciativa de celebrar los 80 años de la plaza ha provocado la fusión de las dos Expos, la del 29 y la del 92 -qué casualidad la de los números- al llevar al epicentro de la Iberoamericana una parte testimonial pero muy vistosa de la del 92: 14 carrozas de las que formaron la Cabalgata diseñada por el responsable de Comediants, Joan Font, y en la que participaron artistas de la talla de Pérez Villalta y Juan Ruesga.

Con esta presencia, que está causando furor entre los visitantes -están los macrozapatos, la irreverente nariz-trasero...-, se pretende "recuperar el uso lúdico de la plaza", explicó el alcalde. Podrán verse hasta fin de mes y, algo más adelante, en el Muelle de Nueva York, una vez concluya su reurbanización.

Pasado este mes, las obras seguirán su curso en la plaza, y siempre de cara al turismo. Así sucederá hasta fines de 2010, fecha prevista para que el legado de Aníbal González obtenga, esta vez sí -promete Monteseirín-, el decoro del que adolece. En el empeño se invertirán casi 12 millones.

  • 1