Deportes

Dos formas de ser suplentes

Xisco y Sobis han desaparecido de las alineaciones del Betis de un tiempo a esta parte. Excepción hecha de la titularidad del primero en Valencia, Paco Chaparro los ha relegado al banquillo. El mallorquín lo lamenta pero sin cebarse en la crítica; el brasileño lo acata pero no lo asume. (Foto: José Manuel Cabello)

el 15 sep 2009 / 00:50 h.

Xisco y Sobis han desaparecido de las alineaciones del Betis de un tiempo a esta parte. Excepción hecha de la titularidad del primero en Valencia, Paco Chaparro los ha relegado al banquillo. El mallorquín lo lamenta pero sin cebarse en la crítica; el brasileño lo acata pero no lo asume.

Son malos tiempos para la lírica y sobre todo para Xisco y Sobis, dos de las víctimas del once tipo que por fin ha encontrado el entrenador del Betis. El mallorquín y el brasileño sólo cuentan como suplentes, una condición que nunca agrada al futbolista y que suscita en ambos distintos sentimientos. Si alguno parece más enfadado, es Xisco.

"Estoy contento con mi forma de trabajar y de jugar cuando he jugado. A mí no me ha pasado factura nada, son decisiones del entrenador, que está contando con otros compañeros, pero en la primera parte de Valencia no creo que fuese el único que estuviese mal para pagar ninguna factura. No me sorprende nada, simplemente voy a seguir trabajando como siempre", dijo ayer el balear, que no quiso avivar ninguna polémica: "Me guardo mi opinión. Las veces que he jugado he dado la cara, he cumplido y no pueden ponerme peros, por eso estoy tranquilo. Estaba haciendo un buen año y por circunstancias me siento un poco en la reserva, pero ya llegará lo bueno", añadió el zurdo, quien por cierto definió a Lucas Alcaraz como "un crack".

y Sobis... Sobis se consuela pensando que ha participado en las cuatro últimas jornadas de Liga, por lo que "ahora" está "más contento", aunque tampoco se conforma, lógicamente. "Es la primera vez que me pasa esto en mi vida, pero un jugador sabe que a veces estás arriba y otras no estás tan bien", recordó el brasileño, que no atribuyó su ostracismo a la falta de gol: "Hace tiempo que no marco, pero hace tiempo que no juego, y no se pueden contar los partidos que no jugué".

En todo caso, el delantero admitió que "los que están jugando lo están haciendo muy bien". "Tengo que respetarlo. Yo estoy bien, pero sé que no es mi momento. No lo asumo porque no me gusta estar ahí, pero debo respetar a los compañeros", reiteró.

El ex jugador del Inter también reveló que hubo "un montón de equipos interesados" en él en enero, incluso con ofertas que le garantizaban más dinero, pero ratificó su deseo de continuar en el Betis: "Me equivoqué al hablar de ciertas cosas en la prensa, pero esos problemas ya se solucionaron", dijo en alusión a sus declaraciones sobre lo que le debía el club. Y en cuanto a las críticas del míster a quienes priorizan su lucimiento personal, replicó: "Eso no es así. Siempre he jugado en un puesto que no es el mío, eso significa que estoy ayudando".

  • 1