domingo, 09 diciembre 2018
23:59
, última actualización

Dos formas de vaciar el escaño

Los alcaldes diputados del PP, que dimitirán la semana que viene por su incompatibilidad, hicieron su último alegato. Luego la bancada popular se ausentó en bloque por un rifirrafe con el presidente

el 23 oct 2014 / 21:26 h.

PLENO DEL PARLAMENTO ANDALUCÍAEl grupo popular escenificó ayer dos formas de abandonar el Parlamento: salir contra su voluntad, a regañadientes, y haciendo un alegato político; y salir por decisión propia, de forma precipitada, y dando un portazo. El primer caso es una reivindicación legítima y digna de los cinco diputados alcaldes del PP-A que dimitirán la próxima semana como parlamentarios en cumplimiento de la sentencia del Constitucional que declara incompatible los cargos de alcalde y diputado. Esa incompatibilidad fue introducida por el PSOE-A en la Ley Electoral andaluza a pocos meses de los comicios, recurrida por el Gobierno central, y al final avalada por los jueces. La segunda salida del PP-A fue más atropellada. El presidente de la Cámara, Manuel Gracia, no permitió que el portavoz popular, Carlos Rojas, hiciera su réplica a la presidenta Susana Díaz en la sesión de control al Gobierno, por considerar que había rebasado sus siete minutos preceptivos en el primer turno. Rojas se puso en pie para protestar. «No dialogue con este presidente», le dijo Gracia. Díaz, que suele dejar rápido el hemiciclo después de responder al PP, se quedó en su sillón contemplando la escena. De repente se formó una algarabía en la bancada popular, con varios diputados en pie protestando a la vez. Rojas insistió en pedir un minuto más para responder a Díaz. «Sería bueno para el debate democrático», dijo. La vicepresidenta segunda del Parlamento, Esperanza Oña (PP), se acercó para añadir que Díaz había excedido su tiempo en la réplica al PSOE. Y la secretaria general del PP-A, Dolores López, también exigió intervenir «por alusiones», dado que Díaz la había mencionado en su respuesta a Rojas. El desorden hizo que el presidente terminara por apagar el micrófono a Rojas, provocando la indignación del PP-A. A un gesto de mano de López, todos sus diputados salieron uno tras otro del hemiciclo dejando sus escaños vacíos. Fue un acto de protesta, aparentemente espontáneo, que no ocurría desde 2010. Ese año, la bancada popular se quedó desierta hasta en cinco ocasiones, por razones parecidas a las de ayer. Pero ayer sólo estuvieron ausentes siete minutos, lo justo para anunciar una queja formal ante el presidente, denunciar que «se le ha puesto la mordaza al portavoz del PP-A», y regresar para seguir la intervención de su compañera, Teresa Ruiz Sillero. Este episodio deslució la estrategia del día del PP-A, que había programado intervenciones continuas de todos sus alcaldes diputados para denunciar la «injusticia» de «ser expulsados» por la incompatibilidad de cargos. «Aunque expulsen a los alcaldes no van a poder callar la voz de los ciudadanos», dijo Juan Ignacio Zoido, alcalde de Sevilla. La más afectada por el fallo es la número dos del PP-A y alcaldesa de Valverde del Camino (Huelva), Dolores López, que además era la presidenta del grupo y quien daba la réplica a Díaz en grandes debates (ahora ese puesto lo ocupará Rojas). «No nos vamos porque queremos, sino porque ustedes nos echan», espetó, enfadada, a la consejera de Salud, María José Sánchez Rubio, cuando ésta le deseó «lo mejor en su nueva etapa». Luego, otro de los afectados, el alcalde de La Mojonera (Almería), José Cara, dirigió otra pregunta a Sánchez Rubio, pero esta vez la consejera fue más cauta: «No me atrevo a desearle lo mejor vaya a ser que se enfade», bromeó. Cinco de los seis afectados del PP se quedan en sus alcaldías: Zoido; Cara y López; más José Antonio Nieto (Córdoba) y Pedro Rodríguez (Huelva). La sexta, alcaldesa de Fuengirola durante 24 años, Esperanza Oña, renuncia para seguir en el Parlamento. Oña fue portavoz de su grupo entre 2006 y 2012, una legislatura bronca en la que el PP-A basó gran parte de su estrategia de oposición en denunciar la corrupción (caso ERE), y que terminó con una victoria histórica de los populares, pero insuficiente para gobernar en solitario. El presidente del PP-A, Juan Manuel Moreno, descartó ayer que Oña vaya a ocupar un puesto de más relevancia en el Parlamento, como le insinuó Díaz a Rojas: «Quizá debe preocuparse por quien tiene más arriba, a la izquierda del presidente, porque quizá ahí algunos han encontrado una esperanza para su partido». Los presupuestos, a punto PSOE-A e IU, socios en la Junta, han alcanzado un «acuerdo global» sobre el presupuesto para 2015, que crecerá «un poco» respecto al de este ejercicio, al tiempo que trata de solventar algunos «flecos» en relación con el anteproyecto de ley del futuro ente público de crédito andaluz, que tendrá la posibilidad de solicitar ficha bancaria al Banco de España. El comité de enlace PSOE-A e IU mantuvo ayer una reunión en el Parlamento para ultimar las cuestiones aún pendientes del presupuesto y el futuro ente de crédito público, dos asuntos que IU vincula y que han supuesto el principal escollo en la negociación. Según fuentes socialistas a Europa Press, la previsión es aprobar el presupuesto el martes, mientras que se descarta «en principio» la aprobación también ese día del anteproyecto relativo al ente público de crédito, que podría pasar por Consejo de Gobierno en «una o dos semanas», pendiente de un «informe jurídico». «Será austero, pero valiente» en las actuales circunstancias económicas y teniendo en cuenta que se dispondrá de 600 millones de euros menos por la imposición del déficit», según apuntaron estas fuentes, que aclararon que hay «flecos» pendientes en relación con la redacción del anteproyecto de ley del ente público de crédito, que IU insiste en llamar banca pública.

  • 1