Dos Hermanas seguirá siendo uno de los municipios "con menos presión fiscal"

Las ordenanzas fiscales se congelan un año más como medida para paliar los efectos que la crisis tiene sobre los nazarenos.

el 31 oct 2014 / 15:03 h.

"Seguiremos siendo un año más el municipio con menos presión fiscal". Así lo ha expresado el delegado de Hacienda y Obras, Francisco Rodríguez, tras el Pleno extraordinario del Ayuntamiento de Dos Hermanas que ha tenido lugar hoy. De esta forma, y tras ser aprobadas la congelación de las diferentes tasas y precios públicos para el próximo año por parte de todos los grupos políticos (excepto IU, que se ha abstenido en algunas de las propuestas por entender que son necesarias bonificaciones para colectivos especiales), el próximo paso será su publicación en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP) para abrir el plazo de alegaciones y estimaciones oportunas, tras lo que serán ratificados en Pleno y puestos en marcha. "En principio, a este ritmo esperamos que el 1 de enero de 2015 estén funcionando los nuevos precios con total normalidad", ha asegurado Rodríguez, quien ha insistido en que es "la política que ha seguido este equipo de Gobierno desde hace algunos años", con el objetivo de no perjudicar más a los vecinos de la localidad afectados por la crisis. Así, "a diferencia de otros municipios", el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) de Dos Hermanas seguirá igual que en años anteriores con la excepción de algunas viviendas de reciente construcción. El delegado ha recordado que "a pesar de que llegamos a bajarlo al 0,38, que es el mínimo, la Ley nos obligó a subirlo de nuevo al 0,40". No obstante, desde entonces, se ha mantenido igual. Entre los cambios pendientes de aprobación para las ordenanzas, solicitadas por el grupo municipal de IU, se encuentran las cuotas reducidas en cursos docentes para pensionistas y discapacitados, a los que se añadirán las personas desempleadas. De igual forma, se contemplan bonificaciones para personas con discapacidad que necesiten realizar obras de movilidad y de adaptación "como puede ser la instalación de un ascensor". Asimismo, se contemplan cambios de estilo de redacción en determinados pliegos de las ordenanzas "que recogen un lenguaje obsoleto y que hay que modificar".

  • 1