Dos Hermanas tendrá un «muro de la memoria» para recordar a los represaliados

La población nazarena podrá conocer de primera mano los nombres, edades y profesiones de quienes fueron fusilados en la localidad

el 19 jul 2014 / 12:50 h.

Luis Naranjo y Francisco Toscano, tras su reunión en el Ayuntamiento. Foto: El Correo Luis Naranjo y Francisco Toscano, tras su reunión en el Ayuntamiento. Foto: El Correo «Exhumar moralmente». Ese es el objetivo que, en palabras del director General de Memoria Democrática, Luis Naranjo, tendrá el «muro de la memoria» que pretende construirse en el municipio sevillano de Dos Hermanas como una forma de «visualizar la dimensión del genocidio franquista». Así lo expresó Naranjo tras reunirse ayer con el alcalde nazareno, Francisco Toscano, y con la portavoz del grupo municipal de IU, Lola Palacios, para dar a conocer los pasos que se están siguiendo en la Junta de Andalucía con respecto al anteproyecto de Ley de Memoria Democrática que, según Naranjo, estará funcionando el próximo otoño. De esta forma, y con la colocación de dicho muro, la población nazarena podrá conocer de primera mano los nombres, edades y profesiones de quienes fueron fusilados en la localidad, una cifra que, según Palacios, «está en torno a las 200 personas». Asimismo, el director de Memoria Democrática adelantó que la Junta señalizará próximamente como lugar de memoria el campo de Los Merinales, donde unos 10.000 presos políticos llevaron a cabo trabajos forzosos durante la dictadura franquista para construir el canal del Bajo Guadalquivir, también conocido como canal de los Presos. En este sentido, se colocará un monolito conmemorativo «para que todo el que lo vea recuerde lo que pasó allí», señaló Naranjo quien, tras el encuentro con el alcalde, se reunió con la Comisión Memorial Merinales para, posteriormente, visitar dicha zona junto a los miembros del grupo municipal de IU. Por su parte, el primer edil nazareno dio a conocer ante el director de Memoria Democrática los distintos hitos que en Dos Hermanas se han colocado desde que comenzó la transición para recordar «a quienes sufrieron las consecuencias del golpe de estado». Así, el Ayuntamiento reestructuró en su momento la conocida como Cruz de los Caídos, situada delante del edificio consistorial, además de construir en el cementerio municipal el monumento que recuerda a «varias personas que contribuyerona la elaboración del primer proyecto de Estatuto de Autonomía y que fueron fusilados en el 36 en la carretera de Carmona».

  • 1