Local

Dos Hermanas y Sevilla se avienen a negociar

Que los ayuntamientos de Sevilla y Dos Hermanas vayan a sentarse en una comisión mixta en la que negociarán un acuerdo en su disputa sobre los terrenos que perdió la ciudad nazarena en la Guerra Civil en favor de la capital debe tomarse como el síntoma de que tal vez pronto se acabe una polémica tan estéril como poco sentida por los ciudadanos de ambas localidades.

el 16 sep 2009 / 06:58 h.

Que los ayuntamientos de Sevilla y Dos Hermanas vayan a sentarse en una comisión mixta en la que negociarán un acuerdo en su disputa sobre los terrenos que perdió la ciudad nazarena en la Guerra Civil en favor de la capital debe tomarse como el síntoma de que tal vez pronto se acabe una polémica tan estéril como poco sentida por los ciudadanos de ambas localidades.

La iniciativa ha partido del regidor hispalense, Alfredo Sánchez Monteseirín, en respuesta a la decisión del pleno de Dos Hermanas de este julio en la que se instaba a poner fin al conflicto. Dos Hermanas perdió en favor de Sevilla en 1937, en plena Guerra Civil, más de 2.000 hectáreas que incluyen barrios como Bellavista, Pineda y parte de Elcano y Los Bermejales.

Hace ahora casi una década, reclamó la devolución de los terrenos, una solicitud desestimada en su momento y que ahora se reabre gracias a que su demanda ha sido admitida a trámite en el Supremo. El enconamiento de las posturas ha conducido a un enfrentamiento que es muy difícil de explicar.

Dos Hermanas tiene el derecho de reclamar lo que considere oportuno, pero sólo puede justificar la reparación de una decisión administrativa de hace 72 años si se trata de una reivindicación asumida históricamente por la mayoría de los nazarenos o si considera que es fundamental para la mejora de la calidad de vida de sus vecinos. De lo contrario, y como ya han hecho administraciones como la Junta y tribunales como el TSJA, habrá que entender que el mantenimiento de su demanda sigue siendo extemporánea y que no contribuye a ningún tipo de bienestar.

Insistimos en que puede tratarse de una injusticia histórica que tal vez deba ser reparada, pero seguramente sin repercusión real para unos ciudadanos que preferirían que sus gobernantes dedicaran sus esfuerzos a coordinarse mejor, ahora que tanto se habla de la Gran Sevilla, antes que a dirimir disputas de lindes que ya pertenecen a la historia.

  • 1