Local

Dos jubiladas piden a diario el pago de 15.000 euros del seguro de vida de su hermano

Las hermanas Rosario y Concepción Díaz Sánchez llevan cuatro días reclamando a diario el pago de 15.000 euros de una indemnización que les debe el Ayuntamiento de Écija por el pago del seguro de vida de un funcionario municipal, hermano de las dos mujeres, fallecido hace unos años.

el 16 sep 2009 / 04:48 h.

TAGS:

Las hermanas Rosario y Concepción Díaz Sánchez llevan cuatro días reclamando a diario el pago de 15.000 euros de una indemnización que les debe el Ayuntamiento de Écija por el pago del seguro de vida de un funcionario municipal, hermano de las dos mujeres, fallecido hace unos años.

Ambas mujeres, mayores de sesenta años, van a presentar cada día una instancia reclamando el pago de ese dinero. Es su forma de protestar por el retraso en el pago del dinero, que Rosario y Concepción ganaron en los tribunales hace más de un año.

Una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) de mayo de 2008 las reconoce como beneficiaras del seguro de vida de su hermano. Con la presentación diaria de estas instancias, las dos mujeres quieren exigir el cumplimiento urgente del auto judicial "que es firme", subraya Fernando Osuna, abogado de las demandantes.

"Mi hermano murió cuando llevaba 20 años separado de su mujer", relata Rosario Díaz, "y cuando murió pedimos que el dinero del seguro no se pagara a nadie hasta ver a quién le correspondía". La separación matrimonial tuvo lugar tras caer enfermo el trabajador, que igualmente se vio "abandonado por sus hijos", según Osuna.

El letrado entiende que "por ingratitud de la que fue su cónyuge hacia el fallecido, al igual que por el comportamiento de sus hijos, la Justicia ha dado la razón a las hermanas del funcionario y se la ha quitado a su mujer e hijos", aunque, afirma Osuna, "el Ayuntamiento de Écija mantenía lo contrario".

Además, y según el abogado, durante la enfermedad de la que falleció, el trabajador tramitó la separación conyugal y posterior divorcio de su mujer, tras lo cual terminó viéndose "abandonado por sus hijos que rompieron toda relación con él".

Ante ese abandono que denuncia el letrado, las hermanas del fallecido (una de ellas soltera y la otra casada) tuvieron que dedicarse a cuidarlo durante su enfermedad. Por esta causa, el funcionario "optó por retirar como beneficiarios de su seguro de vida a sus hijos y colocar en su lugar a las dos hermanas que le atendían en los momentos más difíciles de su vida", enfatiza Osuna.

El 15 de junio de 1999 el fallecido comunicó al Ayuntamiento de Écija su deseo de modificar la designación de beneficiarios de su seguro de vida, solicitando que figurasen como beneficiarios a partes iguales sus hermanas. La nueva póliza se firmó el 27 de julio de 1999.

El caso está lleno de particularidades, afirma Osuna. "La principal es que ha tardado seis años en resolverse", subraya el letrado, que reconoce que el tiempo transcurrido ha puesto a prueba la paciencia de sus defendidas, "dos mujeres sexagenarias y de escasos recursos", seguras de que su protesta dará resultado: "Me dice el Ayuntamiento que no hay dinero ahora mismo, pero que sí, que lo pagan, pero cuando haya dinero", sonríe Rosario confiada de que todo se acabe.

  • 1