Cofradías

Dos mil corazones rotos por la lluvia en el Barrio León

La cofradía de San Gonzalo, muy esperada en la calle, se rindió ante los hechos.
Ver fotogalería / Ver vídeo

el 29 mar 2010 / 15:37 h.

La lluvia, qué coraje, pudo con el izquierdo por delante, con la virguería hecha costal, con las raciones de Salud que desparrama la Virgen del Barrio León cada Lunes Santo.

Y dos mil corazones -más otros miles solidarios- se rompían cuando, pasadas las tres y media de la tarde, la junta de gobierno acordaba trocar la salida procesional por un viacrucis por el interior de la parroquia.

Era la consecuencia lógica a lo que se estaba viviendo fuera, con una Plaza de San Gonzalo casi desierta, encharcada por una manta de agua que rompía la sobremesa de forma desagradable. El viento molesto que soplaba envalentonó más el aguacero, que duró lo suyo y puso al respetable a caldo, llevase o no paraguas. Y a los nazarenos qué decir: los capirotes no resistieron y acabaron muchos de ellos en las papeleras.

La confirmación llegó a los medios de comunicación en forma de comunicado escrito y firmado por el hermano mayor. "A la vista de las previsiones meteorológicas...", comenzaba.

El problema es que más de uno no entendió por qué no se aguantó algo más para tomar la decisión, como sí se hizo en La Redención, y por qué, con la misma información, una decidió echarse a la calle y otra no.

Pero como esto de la Meteorología no es una ciencia exacta, habrá de concluirse que toda decisión es acertada. Máxime cuando se toma pensando en los 600 chiquillos y chiquillas que engrosan los poco más de dos millares de nazarenos de San Gonzalo y, no se olvide, en el patrimonio artístico de la hermandad.

El público debió conformarse con esperar a que abriesen las puertas del templo para encontrarse cara a cara con el Señor del Soberano Poder y la Virgen de la Salud. Antes, un par de jóvenes alfombraba el acceso con los pétalos que iban a lanzarles desde un balcón. Otro año será. Ojalá que el próximo, que hay ganas.


  • 1