Local

Dos millones de euros para paliar el ‘efecto Wert’ en las matrículas

Se unificarán las partidas para evitar al estudiante la visita a distintas ventanillas. La Hispalense y la Diputación estudian nuevas ayudas para el transporte

el 28 jul 2013 / 23:00 h.

TAGS:

15146274La Universidad de Sevilla ya tiene un cálculo de los alumnos que podrán tener dificultades para pagar la matrícula el curso que viene. Son en torno a 1.500 los jóvenes a los que la nueva política de becas del ministro de Educación, José Ignacio Wert, pone con un pie fuera de las aulas universitarias. Para evitar que sean los dos, la Universidad de Sevilla va a aprobar con la entrada del nuevo curso un plan propio de ayudas al estudio dotado con dos millones de euros. El rector Antonio Ramírez de Arellano ha adelantado, en declaraciones a este periódico, que su intención es unificar todas las partidas existentes para evitar que el estudiante peregrine de un departamento a otro buscando y gestionando las ayudas. En esa oficina única se incluirán las ayudas que dependen del Vicerrectorado de Estudiantes al Servicio de Atención a la Comunidad Universitaria (SACU), así como las que conceden entidades como la Diputación. El organismo que dirige el socialista Fernando Rodríguez Villalobos destinará 30.000 euros a las universidades sevillanas. Pero esta partida, ahora mismo simbólica, podría verse incrementada con acciones que ya han comentado los rectores y el presidente de la Diputación y que irían desde ayudas para el transporte en autobús por parte de los ayuntamientos hasta acuerdos con Renfe para rebajar el precio de los billetes para los estudiantes de municipios con servicio ferroviario. En la Universidad de Sevilla estudian cerca de 7.000 jóvenes residentes en municipios de la provincia. Otras ayudas // En el caso del SACU hay partidas de ayuda al estudio como los bonos para el comedor. El rector cifra en 10.000 el número de comidas anuales que se financian con esta partida. Las nuevas reglas del juego en materia de becas han dejado un reguero de damnificados. Solo en la Universidad Hispalense (entre las diez de mayor tamaño en España) a los 1.500 alumnos de nuevo ingreso a los que podría truncárseles el deseo de obtener un título universitario se le suman los 2.500 que no han podido pagar la matrícula este curso y los 13.600 a los que se les ha denegado una beca. La Hispalense fue una de las universidadesque pidió a la Junta fraccionar en más de dos plazos el pago de la matrícula a los alumnos que perdieran la beca, algo que la Junta autorizó. El rector Ramírez de Arellano defiende con vehemencia la necesidad de mantener un sistema de becas equitativo e igualitario para evitar que, como hace décadas, “en los pueblos solo vayan a poder estudiar los hijos de los ricos”. Por eso, sella con los estudiantes una promesa de cara al próximo curso: “Voy a estar muy pendiente de este asunto”.

  • 1