sábado, 15 diciembre 2018
05:12
, última actualización
Local

Dos muertos en Cisneo Alto

el 15 abr 2012 / 08:25 h.

TAGS:

Lugar donde se encontró el cuerpo del marido de la víctima sevillana.

Dos personas muertas es el saldo de un suceso que ha conmocionado al entorno sevillano de la zona de Cisneo Alto. Los investigadores, en la primera inspección ocular, describen un panorama de violencia machista muy violento. Es el trágico fin de la historia de Rosario -todos la conocen en el barrio como Chari- G.R. y su esposo Valeriano D.J.

El hijo de 18 años de la fallecida se encontró con su cadáver esta misma madrugadda al salir de su habitación al salón de la casa. Había dejado un rato antes a sus padres, ya en pijama, frente al televison. Cuando el joven se dirigió después a la cocina y sin haber oido nada, halló a su madre en el sofá, tumbada con las manos sobre el pecho, con un golpe en la sien derecha, un hilo de sangre resbalando por el oido y una toalla ensangrentada en el vientre. No había ningún rastro de su padre.

Salío en busca de un vecino -lo único que escucharon estos testigos del incidente fueron lods gritos de desesperación del joven y un portazo muy fuerte en la azotea-. Otro vecino encontró en la calle el cuerpo del varón. Había subido hasta la azotea de este bloque de siete plantas, cuentan los vecinos, y desde allí se aoorjó al vacío una vez encajó el pestillo de la terraza. 

Los investigadores, a estas alturas, ya tienen una hipótesis que contar en el juzgado: el hombre habría acabado con su mujer para después arrojarse desde la azotea. La mujer fue asesinada con un arma blanca. El cadáver estaba en el salón del cuarto piso del bloque número 18 de la calle Cisneo Alto, en la barriada de Santa María de Ordás. La pareja llevaba viviendo allí 25 años, y los vecinos siempre los habían visto juntos y no citan ningún antecedente que hiciera imaginar un distanciamiento entre ambos.

La mujer tenía 55 años, explican fuentes policiales. El varón, 57. El macabro hallazgo se produjo a las dos menos cuarto de la mañana. Ella estaba en paro y, aunque en el Instituto Andaluz de la Mujer y en la Consejería de Igualdad no constan expedientes suyos -como tampoco en la policía por denuncias de maltrato previo-, los vecinos aseguran (citando al hijo de 18 años) que Rosario estaba a punto de separarse y que verbnalmente había anunciado que mañana iniciaría los trámites oficiales. La pareja tiene otro hijo, de 22 años, que ya no vive en el domicilio familiar. El marido trabajaba en la Óptica Sinaí.

Alertado por los gritos del joven, un vecino avisó  al servicio de emergencias 112.  Hacia el lugar del suceso se desplazaron agentes de la Policía Local, la Policía Nacional y también los servicios sanitarios, que confirmaron el fallecimiento de esta mujer.

Cinco minutos después del primer aviso otro particular llamaba al 112 de que había un hombre tumbado en el suelo, muerto, en la calle Rafael Cansinos Assens de Sevilla, cercana a Cisneo Alto. La Policía Nacional se ha hecho cargo de la investigación de este suceso.

  • 1