Local

Dos mujeres y una coartada

La supuesta implicación de Javier Delgado en el crimen de Marta del Castillo ha arrastrado a dos mujeres con él, cada una con una coartada y, aparentemente, con dos formas muy distintas de sobrellevarlo.

el 16 sep 2009 / 01:21 h.

TAGS:

La supuesta implicación de Javier Delgado en el crimen de Marta del Castillo ha arrastrado a dos mujeres con él, cada una con una coartada y, aparentemente, con dos formas muy distintas de sobrellevarlo.

A primera hora, la ex pareja de Javier, con la que tiene una hija, estaba ya en los pasillos del juzgado, esperando en un banco su turno para declarar ante el juez. Y allí permaneció hasta casi las cinco del tarde, rodeada de decenas de periodistas, de los que irremediablemente tuvo que escuchar las cientos de hipótesis que sobre el padre de su hija y los otros implicados se lanzan en las largas jornadas en los juzgados. Con la cabeza baja, respondió todo el día a los numerosos saludos que recibió de la prensa, a la que dejó muy claro que no iba a atender. Es más, pidió, entre lágrimas, que no se sacara su imagen por el bien de su hija y porque se había visto envuelta en un asunto que no iba con ella. Al final, acabó llamando a su letrado para que la acompañara en tan amargo trance.

Y no era de extrañar cuando la actual novia de su ex iba de camino a los juzgados detenida por la Policía por orden del juez. El motivo: las contradicciones y la supuesta coartada que le da. Poco después, llegaba la última detenida, María García, con una actitud totalmente distinta que casi rozaba lo desafiante. Al final, tras tanta espera, el juez las enfrentó en un careo que no pasó de los diez minutos y en el que ambas tuvieron que aclarar cuál de las dos había almorzado con Javier el 25 de enero. El enfrentamiento lo ganó María, ya que la ex mujer dijo que ya era incapaz de recordar si ese domingo comieron juntos.

Mientras tanto, los juzgados volvieron a convertirse en un hervidero de prensa y de curiosos nerviosos con las últimas noticias de un caso al que aún le quedan muchos capítulos por escribir.

  • 1