viernes, 19 abril 2019
01:26
, última actualización
Local

Dos nuevas logias masónicas abrirán en Sevilla este año

Es el único colectivo perseguido por Franco sobre el que sigue vigente la leyenda negra de la dictadura. Las logias Tartessos y Antonio Machado intentarán erosionar esa imagen que sigue asociando a los masones con la brujería.

el 27 ene 2010 / 19:40 h.

TAGS:

Herramientas masónicas usadas en la logia Tartessos, 'al Oriente de Sevilla'.

Dos nuevas logias masónicas abrirán en 2010 en Sevilla. La logia Tartessos desde el 28 de febrero y la que constituirá el triángulo masónico Minerva, posiblemente con el nombre de Logia Antonio Machado, en octubre. Con una historia común (proceden de una misma logia madre, Heracles, de Málaga, federada en el Gran Oriente de Francia). Llegan con la losa de ser el único colectivo de perseguidos por Franco del que todavía la mayor parte de los españoles percibe la imagen distorsionada que propagó la dictadura.

Las nuevas logias sevillanas no son las primeras en llegar: compartirán espacio con logias de otras obediencias masónicas que funcionan en la ciudad desde hace tiempo como Obreros de Hiram (dependiente de la Gran Logia Simbólica de España, donde está la primera mujer gran maestra en la masonería española, Ascensión Tejerina) o la Logia Itálica (de la Gran Logia de España). "Hay veces que nos prestamos las instalaciones", explica un venerable maestro andaluz.

 

En todo caso, el panorama masón es más pobre que en la edad dorada de la II República. El franquismo liquidó este movimiento cuando estaba socialmente aceptado y de paso se llevó a quien pasaba por allí (había 5.000 masones en España en 1936 y Franco fusiló a 6.000, explica el venerable maestro de la Logia Heracles de Málaga, abogado que tutela el proyecto Minerva/Machado en Sevilla y pide que le identifique sólo con las letras A.S.). Hoy día, la Iglesia Católica, pese a que la mayoría de los masones son creyentes, mantiene excomulgados a los 3.000 masones españoles. "Exactamente igual que a los divorciados", le quita hierro A.S. Uno de los fundadores de la logia Tartessos, José Mantero, contrataca: "bajo cuerda", hay encuentros con el clero "para que vean que no hacemos misas negras".

La logia Tartessos, que tendrá su sede en una de las bocacalles de la plaza del Salvador, se define como laica y admitirá mujeres y ateos, explica Mantero, que ejercerá de segundo vigilante (encargado de los aprendices o neófitos), pero ni es "una religión alternativa ni un izquierdismo alternativo". Para quitar el velo de secretismo a las actividades de los masones, Tartessos ha elegido el 28 de febrero para su "primer acto de visibilidad", que será un homenaje a Diego Martínez Barrio .

También quieren tener una tenida (reunión de masones) abierta a los profanos. "No somos una sociedad secreta", explica el segundo vigilante, "hoy día no tiene sentido esconderse, en Francia nadie oculta que es masón en el currículo". Precisamente sus reuniones se regirán por el llamado rito francés, explica A.S.

La Logia Minerva/Antonio Machado, por el contrario, empleará el rito Escocés Antiguo y Aceptado, que no inicia mujeres en la masonería, pero las admite en la logia como visitantes y reconoce a las masonas que se inicien por otras vías. Minerva sí admitirá ateos "porque promueve el laicismo", explica su tutor, que está buscando ubicación para su sede.

Esta efervescencia masónica la envidia Javier Lunaro, uno de los cuatro masones que viven en Jaén, sin logia que lo ampare. Al menos, no ha tenido problemas en su trabajo -la RTVA- por declararse en público miembro del Gran Oriente de Francia, pero sí oculta a sus suegros que es masón. "Estamos muy marcados por el desprestigio social, más por el morbo que por la influencia positiva... en alguna televisión han dicho sin sonrojarse que el gran maestro de una logia se dedicaba a masturbar a los neófitos. Eso nunca ha sido un rito masónico", expresa indignado. "Así", recuerda, "cuando expuse en Canal Sur que iba a someterme a la iniciación, más de un compañero soltó entre carcajadas que me iban a desvirgar. Por cosas como esa he pasado de decir con orgullo que soy masón a no contárselo a nadie".

A.S. cree que la vida oculta que permitió sobrevivir a los masones los 40 años de franquismo les ha hecho ser "recelosos", y, al contrario que comunistas o gays, que se integraron con rapidez en el sistema político desde la Transición, los masones han necesitado todos estos 35 años "porque el carné del PCE te lo dan en cuanto lo pides, pero el grado de maestro no se alcanza sino con el tiempo".

Entre los secretos de los masones destaca todo un universo de rituales que se desarrolla sobre todo en las asambleas masónicas o tenidas, "en las que hablamos de simbología, pero también de debates sociales como el cambio climático o la eutanasia. Nunca de religión o política, pero simplemente para no discutir", toma ahora la palabra Mantero. "Ni violamos vírgenes ni dominamos el mundo, ni nadie me ha enchufado en trabajo alguno. Y sí hay ideología masona no está ni en la extrema derecha, que nos exterminó, ni en la extrema izquierda". Tampoco ve enchufes e influencias por ningún lado Lunaro. "La masonería me ha vuelto más tolerante, no me ha colocado", espeta, e insiste en que en las logias que conoce "hay masones del PSOE y del PP. 

Pone el ejemplo de los concejales del PSC y CiU del distrito de Ciutat Vella, en Barcelona, que al ser masones, han logrado más acuerdos superando diferencias políticas gracias al método masónico".

A los masones les gusta rodearse de un sinnúmero de símbolos que han contaminado hasta el himno de Andalucía (Blas Infante era masón y coló la coletilla "hombres de luz" en el himno como un guiño masónico), y que a veces son tan visibles como esa la pirámide con un ojo del billete de un dólar que ha inspirado la última novela de Dan Brown.

"El mismo día de mi iniciación estuve a punto de volverme cuando al entrar en la logia un señor llegó hablándome de vos", recuerda entre sonrisas Mantero. Era parte del rito en el que él terminó de verse "un poco ridículo" con un mandil de pellejo de cordero sobre los pantalones.

"La masonería tiene un carácter iniciático que se plasma en rituales... pero no son comparables a los religiosos. Aquí se trata de formalidades para que las 1.200 logias del Gran Oriente de Francia en el mundo y sus 50.000 masones tengan un reglamento para la vida pacífica. Y queremos separar el estado de la religión para garantizar la libertad de los ciudadanos", puntualiza el venerable maestro de Heracles. Pero es con estos rituales a los que no puede asistir cualquiera con los que se ha cebado la leyenda negra antimasónica.

Mantero llegó a la masonería por origen familiar (su abuelo fue represaliado por Franco), pero en los últimos pocos años a la masonería se acerca cada vez más jóvenes a través de internet . Lunaro, iniciado el 17 de febrero de 2007, como consta en su pasaporte masónico, pudo contactar con una logia a través de un portal web, y tras un periodo de reflexión después de decepcionarle su anterior militancia en el Partido Comunista de Catalunya. "Internet es una revolución porque antes sólo podías ingresar si conocías en persona a algún masón. Imagínate en una ciudad como Jaén, con muchos prejuicios. Pero también es inquietante porque circulan infinidad de bulos".

 

Mantero ve la red con más desconfianza: "Sí que se nos acerca más gente... como uno cuyo principal interés era saber si como masón podría pasear con una espada por la calle y dónde le compraba la funda. Y eso de las espadas no es masonería". A.S., con responsabilidades en la admisión de candidatos en su logia, explica que desde hace cinco años entre el 80 y el 90% de las nuevas afiliaciones se han hecho por internet, y a pesar de eso "no hay frikis en la masonería", ya que no dejan entrar a todo el que lo pide.

Entender las corrientes de la masonería, al menos en España, es perderse en una sopa de letras. Lunaro explica que, mientras que en España conviven 21 obediencias masónicas (y sólo hay 3.000 masones, con lo que en algunas "todos caben en un taxi"), en Francia sólo conviven 4 corrientes para decenas de miles de adeptos. "La culpa le tenemos los propios masones: hay muchas divisiones y debemos elevar la fraternidad sobre personalismos".

Para no desorientarse con tanto maremágnum de Orientes Mantero y Lunaro explican que todas las sensibilidades masónicas se resumen en dos: una proveniente de la Gran Logia Unida de Inglaterra, que exige creer en Dios y en la inmortalidad del alma, además de no admitir mujeres; y la masonería "adogmática y liberal" en la que no se exige a nadie que crea en nada -incluso un musulmán sufí fue compañero de logia de Mantero en el pasado- y que admite mujeres.

En todo caso ambas corrientes tienen prohibido el proselitismo. "Masonería es una escuela de vida sin maestro. Como decía Antonio Machado, que fue masón, no hay un secreto revelado, sino que se hace camino al andar", reflexiona Lunaro. Cualquier grupo que le pida el ingreso en la masonería a cambio de lo que sea (acceso a secretos arcanos, por ejemplo), es simplemente un timo.

  • 1