Deportes

Dos sistemas y un estilo

Con el 4-3-2-1 o el 4-3-3, dibujos que alterna Mel en cada partido en función del resultado, el once de La Palmera se ha embolsado 22 puntos de 48 posibles, el 45,8% del total. 

el 27 feb 2012 / 21:16 h.

Mel suele recurrir al 4-3-2-1 a domicilio.

Tras las victorias ante Athletic y Zaragoza, el Real Betis recobró la sonrisa. Sin embargo, la igualada ante el Getafe suavizó el clima de euforia antes de afrontar un mes de competición en el que los pupilos del madrileño Pepe Mel se medirán a Levante, Real Madrid, Rayo Vallecano, Espanyol y Racing, rivales ante los que aclararán su verdadero objetivo clasificatorio. 

Con el descenso a 6 puntos, el debate surge en relación al sistema por el que apostará el técnico del conjunto de La Palmera en el Ciutat de Valencia. Con Salva Sevilla ya en la expedición -se ausentó en el partido ante el Getafe por sanción-, el preparador heliopolitano duda si recurrir al 4-4-2, en el que las bandas serían dos alas abiertas, o el 4-3-2-1, con un trivote en la medular.

Pese al debate originado en los últimos días, Mel ha apostado en la mayoría de las ocasiones por el 4-3-2-1, cuya variante principal es el 4-3-3. En términos numéricos, el madrileño sólo ha jugado con un 4-4-2 puro ante Sevilla, Levante, Valencia, Sporting, Granada, Mallorca y Getafe. De los siete encuentros sólo ganó en dos: Valencia (2-1) y Sporting (2-0). Las combinaciones son múltiples.

En la Liga, Mel ha solido combinar la solidez defensiva que aporta el trivote en la medular con la agilidad en ataque jugando con dos bandas abiertas. De los siete partidos en los que apostó por el 4-4-2, en cuatro jugaron en los flancos Jefferson Montero y Juanma -en el Benito Villamarín ante Sevilla FC (1-1), Levante (0-1), Sporting de Gijón (2-0) y Getafe (1-1)-.

Pozuelo y Pereira jugaron en el carril ofensivo ante el Valencia en el Villamarín (2-1), mientras que Pozuelo y el pacense Juanma actuaron ante el Mallorca a domicilio (1-0). El experimento más extraño del 4-4-2 sucedió en el Villamarín ante el Granada del entonces debutante Abel Resino.

Aquel día, Juanma y Salva Sevilla ejercieron en la banda sin suerte, ya que el plantel nazarí controló de principio a fin el choque (1-2). Las estadísticas, frías, apuntan a un rendimiento más deficitario con el 4-4-2. Con él, el Betis ha sumado 8 puntos de 21 posibles, el 38% de los disputados.

Con el 4-3-2-1 o el 4-3-3, dibujos que alterna Mel en cada partido en función del resultado, el once de La Palmera se ha embolsado 22 puntos de 48 posibles, el 45,8% del total, casi un 8% más que con el 4-4-2 con el que se atascó ante el Getafe de Luis García Plaza. Un dato curioso. Mel sólo se ha atrevido a recurrir al 4-4-2 a domicilio en una ocasión. Fue en Mallorca y sus discípulos rubricaron un encuentro lamentable en el que no fabricaron ni una sola ocasión de peligro (1-0).

Más eficaz

El 4-3-2-1 es un sistema más eficiente a domicilio. Con él, el Betis ha sido capaz de ganar a Granada (0-1), Athletic (2-3), Atlético (0-2) y Zaragoza (0-2). En términos porcentuales, el cuadro heliopolitano se ha embolsado el 40% de los puntos fuera de casa con ese sistema, ya que a los cuatro triunfos se deben unir las derrotas ante Getafe (1-0), Real Madrid (4-1), Espanyol (1-0), Racing (1-0), Villarreal (1-0) y Barcelona (4-2).

En cuanto a las combinaciones a las que ha decidido recurrir Mel para disponer su trivote en la medular, la más usual es la que integran Beñat, Iriney y Salva Sevilla, a priori con la que jugará el Betis en Valencia. Con ella en el césped, el conjunto de La Palmera ha logrado cinco triunfos y sólo ha perdido dos encuentros.

La segunda más usada es la que conforman Beñat, Iriney y Cañas, elegida en cinco partidos, saldados con una victoria, un empate y tres derrotas. Iriney, Cañas y Salva Sevilla han jugado juntos en dos ocasiones -dos derrotas- y una vez han coincidido Salva, Matilla e Iriney; y Beñat, Cañas y Salva.

  • 1