Local

"Doy este paso porque el PP ha pervertido el Estado de derecho"

Después de ser magistrado y fiscal, deja su despacho de abogados para entrar como número tres en la lista de Juan Espadas

el 02 may 2011 / 19:19 h.

TAGS:

Después de ser fiscal, magistrado y abogado, Eugenio Suárez Palomares (Motril, 1948) aún se emociona al hablar de su padre. Su verdadero y único “ídolo”. Aterriza en la política como número tres de Juan Espadas ilusionado con el 22-M. Aunque, eso sí, él tendrá que votar en Salteras.


–Los independientes son casi una obligación en las listas, ¿lo necesita el electorado o no hay gente preparada en los partidos?

–No soy tan independiente. Al menos de pensamiento. Soy una persona de izquierdas. Voto a la izquierda por valores fundamentales como la educación, la sanidad y la igualdad de oportunidades. Al ver la lista de un grupo político lo que me planteo es que todos forman parte de él. En el PSOE y en el PP hay gente sobradamente preparada, mucho más que yo algunos, para que puedan estar en las listas. Pero tampoco somos independientes. Cuando llegamos a la lista es porque es coherente. Si el PP me llama para ir como independiente le digo que no.


–¿Nunca pensó en afiliarse?
–No. Mi voluntad y mi corazón son de izquierdas. Es un compromiso desde joven. Pero ni como fiscal ni como magistrado podía estar afiliado, y como articulista de El País no me parecía coherente y me hubiera coartado porque a veces he hecho crítica de la izquierda.


–¿Qué le atrajo tanto entonces de este proyecto político?
–El convencimiento que me transmitió Espadas de una forma de hacer política cercana. Pero la razón que más me ha convencido es que el PP está pervirtiendo el Estado de derecho. Está provocando que en la discusión entre partidos intervenga la judicialización, con lo que se quiebra el Estado de derecho. Estoy en contra de la ofensa, la infamia y la difamación de quien no ha sido condenado y que es responsable ante la sociedad como si fuera delincuente. Ésa es la razón. Con la que está cayendo, quiero decir: soy socialista y de izquierdas.


–Vamos, que da un paso adelante contra el PP de Zoido.
–Sin lugar a dudas, y le pido a los demás que reaccionen igual. Hay una frase dura que le leí a Zoido: “Veo la ciudad con ojos de alcalde’” Yo nunca he visto a nadie con ojos de juez ni como fiscal. Nunca me he considerado superior. Es megalómano. Y el otro día le leí: “No soy de derechas ni de izquierdas”. O sea que ha formado parte del Gobierno de Aznar, se presenta por el PP que es la derecha y dice que no es de derechas. No dice la verdad porque quiere que descontentos con la crisis y con la corrupción se desencanten de la izquierda y le voten. No es honesto.


–Le cito a usted en 2007: “Ni fiscales ni jueces entrarán en el juego de judicializar los procesos electorales”. ¿Se equivocó?
–No. Cuando digo que se está judicializando la vida, quiero decir que hay políticos que usan la Justicia para introducir un elemento más en el debate. No digo que los miembros de la administración de Justicia no sean independientes. Son independientes e imparciales pero no impersonales. Aquí veo casos en los que se están rentabilizando actuaciones judiciales y se daña la credibilidad de la Justicia.


–¿Le sorprenden decisiones como la petición de la juez Alaya de las actas de la Junta?
–A cualquier jurista le sorprende. Es un conflicto jurisdiccional. Por eso hay un mecanismo que es la sala del Supremo que debe decidir quién tiene la razón. Pero cualquiera estaría sorprendido porque es la primera vez.


–¿Y la imputación de Torrijos a las puertas de la campaña?
–La Justicia no se rige por los tiempos políticos. Pero lo que no me resulta indiferente es el concepto de imputado que se extiende y que los medios notifiquen a los ciudadanos las resoluciones judiciales. El concepto de imputado existe desde que un juez llama a alguien a declarar. Pero nadie debe ser condenado hasta que no se le escuche. Oigamos al imputado, y si después se mantiene la imputación, dictemos unas reglas que pongan fin a esta situación


–¿Una imputación no debe invalidar a un candidato?
–Hasta que no declare, y luego que decida su partido. Lo mínimo es que se defienda y declare.


–¿Se sentiría cómodo en un gobierno con IU?
–Se lo puede preguntar a Arenas, que gobernó con Rejón dos años... Soy una persona de talante conciliador, y a las personas no las satanizo. Pero Espadas quiere gobernar en solitario.


–¿Cómo valora la gestión de estos años? ¿Qué le gusta?
–Magnífica. Lo que más me gusta es no ir a ver las setas hasta que las destaparon. Me encantan, como las peatonalizaciones, que son una maravilla para pasear y porque hacen el Centro más seguro. Me gusta mucho Sevilla cuando huele a cera, pero no me gusta que huela todo el año. Tiene que abrirse más.


–Pero ha habido errores...
–Se ha descuidado la limpieza, pero es difícil con las obras. También se podían haber cuidado mejor parques pequeños. Se ha hecho lo gordo, para hacer ahora lo pequeño, que es más importante. Hay cosas que podían hacerse mejor y lo vamos a intentar.


–¿Monteseirín ha sido un buen alcalde?
–Tengo una buena opinión de él. Ha cambiado mucho la ciudad sin que pierda su forma de ser.


–¿Le asustan las encuestas?
–Da una idea de lo que dicen que piensan los ciudadanos... Pero tampoco es que los de izquierdas estén para sacar la cabeza. Creo que vamos a gobernar. Hago una lectura diferente: si con la que está cayendo estamos hablando de 17 concejales, qué malos son, que poca confianza inspiran.


–¿Qué le preocupa del 22-M?
–Que gane el PP. Por sus dirigentes, no por quienes le votan.


–¿Pase lo que pase seguirá?
–Sin condiciones, pero no puedo mantenerlo si me echan.


–¿Y se empadronará?
–No, seguiré en Salteras. Me gustaría que si a Espadas le hace falta un voto, fuera el mío, pero al menos me ahorro votarme a mi mismo, cosa que me fastidia.

  • 1