Cultura

Drácula renace en la ciudad

Desde Nosferatu hasta Van Helsing, los vampiros han protagonizado multitud de películas, aunque, hasta ahora, ninguno tenía raíces hispalenses. Hoy se estrena RH+ El vampiro de Sevilla, una cinta animada, dirigida por Antonio Zurera, con "muchos guiños para los adultos".

el 15 sep 2009 / 16:54 h.

Desde Nosferatu hasta Van Helsing, los vampiros han protagonizado multitud de películas, aunque, hasta ahora, ninguno tenía raíces hispalenses. Hoy se estrena RH+ El vampiro de Sevilla, una cinta animada, dirigida por Antonio Zurera, con "muchos guiños para los adultos".

Hace dos años, el escritor Juan Antonio Maesso dio vida literaria a dos románticos chupasangres en su novela La condena del vampiro. En ella, Simón y Sophie vivían un intenso y terrorífico affair a la sombra de las callejuelas que serpentéan por el barrio de Santa Cruz. Pero salvando esa fantasía sobre papel, hasta ahora, en cine, la capa de Drácula no había sobrevolado un escenario sevillano. Ha tenido que ser el director cordobés Antonio Zurera quien otorge a la ciudad el honor de ser la residencia de Don Manuel Malasangre, quien tras 500 años trabajando en un castillo alemán al servicio de los Condes Von Salchichen de Francfurt, decide volver a su ciudad natal, Sevilla.

Ése es el punto de partida de una divertida odisea en la que cobran protagonismo una singular familia de vampiros andaluces dispuestos a remover los cimientos de la mitología vampírica que fundara el reverenciado Brian Stoker: "De las películas que he hecho, ésta es con la que más me he divertido, ha sido un proyecto muy personal y con unos personajes, los vampiros, que siempre he adorado y cuya acción entronca con la imaginería de los tebeos", cuenta Zurera, responsable de cintas como La colina del dragón -Goya en 2002-, Zacarías Zombie y El cubo mágico.

Junto a un equipo de 100 personas, un número reducido para tratarse de una película animada, los productores del filme han querido innovar en el diseño de los personajes para rubricar una propuesta "más actual y moderna, que rompe en cierta medida con la línea clásica del dibujo animado", resume Zurera. Y, a diferencia de lo que suele ser habitual, en la cinta que ahora se presenta, "los malos son muy pero que muy malos, nadie simpatizará con ellos", advierte el realizador.

Preestrenada en el Festival Animacor de Córdoba, RH+ El vampiro de Sevilla extiende sus localizaciones a la ciudad de Nueva York, "lugar al que peregrinan los personajes con la misión de salvar la Estatua de la Libertad y envueltos en una rocambolesca aventura con extraterrestres, especuladores inmobiliarios y el Sindicato Americano de Vampiros". "Hemos utilizado un humor absurdo y muy ácido, que gustará tanto a los pequeños como a los mayores que les acompañen", advierte Zurera haciéndose eco de una de las conquistas mayores del cine de animación made in USA.

"A diferencia de nuestros compañeros norteamericanos, aquí, quienes nos dedicamos a la animación, carecemos de glamour", confiesa el director quien, pese a estar "plenamente orgulloso" de la película, reconoce que "con un poco más de presupuesto, el resultado hubiera sido sensiblemente mejor". "A pesar de que la cultura audiovisual es la que predomina, la animación tiene aún muchas asignaturas pendientes", asegura. No obstante, ni él ni su equipo cejan en el empeño. Ya preparan un nuevo filme, Las aventuras y desventuras de Don Quijote, con un hidalgo "inteligente" y muy a contracorriente.

  • 1