Economía

Dubai rompe con Colonial y vuelve a colocarla al borde del precipicio

El futuro de Colonial vuelve a quedarse en el aire después de que el fondo de Dubai, con el que alcanzó un acuerdo de venta el pasado día 11, anunciase que "no se han cumplido las condiciones" para materializarlo. La inmobiliaria indicó que el problema radica en la falta de entendimiento de Dubai con algunos bancos acreedores.

el 15 sep 2009 / 02:01 h.

El futuro de Colonial vuelve a quedarse en el aire después de que el fondo de Dubai, con el que alcanzó un acuerdo de venta el pasado día 11, anunciase ayer que "no se han cumplido las condiciones" para materializarlo. La inmobiliaria indicó que el problema radica, de nuevo, en la falta de entendimiento de Dubai con algunos bancos acreedores.

El fondo soberano de Dubai (ICD) se ha vuelto a echar atrás al suspender ayer la compra de Colonial pactada con los socios de referencia de la compañía -el sevillano Luis Portillo y la inmobiliaria Nozar-, por no cumplirse las condiciones previstas para su entrada en vigor, que pasaban por llegar a un acuerdo con los bancos acreedores de la inmobiliaria y de sus principales accionistas.

En una comunicación remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), ICD dejó, sin embargo, la puerta abierta a nuevo acuerdo en otros términos, "más allá de los previstos" en el compromiso de compraventa suscrito el pasado 11 de marzo. Ese acuerdo establecía que ICD pagaría 1,19 euros en efectivo por cada título de la futura Colonial, sociedad que se quedaría sólo con el negocio patrimonial, tras segregar la actividad promotora y de suelo.

No obstante, la efectividad de la oferta se condicionó a que ICD cerrara antes de la medianoche de ayer la refinanciación de la deuda de la compañía, que asciende a 8.961 millones de euros.

Así, estaba condicionada a cerrar sendos acuerdos con los bancos que financian a la empresa y con los que sufragan a sus principales accionistas. En concreto, Luis Portillo (34,19%) y Nozar (12,25%) tenían que llegar a un acuerdo con las entidades financieras con las que compraron a crédito acciones de Colonial para liberar los títulos que custodian como garantía de esas adquisiciones (esto es, pignoradas) para poder venderlas en la oferta.

Posteriormente, Dubai también condicionó su interés a la consecución de un acuerdo de refinanciación de la deuda de Colonial con sus bancos acreedores, fundamentalmente con Goldman Sachs, Royal Bank of Scotland, Eurohypo y Calyon, con los que la inmobiliaria tiene suscrito un préstamo sindicado de unos 6.300 millones de euros.

La tercera condición se cumplió el pasado martes, cuando el consejo de administración de Colonial dio su visto bueno a la oferta y mostró su disposición a ejecutar los acuerdos necesarios previstos en la propuesta de compra, tales como la división de la compañía.

Poco después de que la CNMV recibiera la notificación de Dubai, eran los propios accionistas, Portillo y Luis Nozaleda (Nozar), quienes comunicaban al regulador que ICD "no ha alcanzado con determinadas entidades financieras acreedoras de Colonial un acuerdo vinculante en relación con la refinanciación" de la deuda, y añadía que "ni existen expectativas de que dicho acuerdo se alcance", de manera que concluyó agregando que no ha quedado cumplida esa condición para satisfacer el acuerdo, de manera que éste "queda sin efecto". Y añadió que los accionistas "continúan analizando otras alternativas que puedan conducir a la obtención de soluciones satisfactorias para Colonial y el resto de sus accionistas".

La negociación con los bancos también frustró la primera oferta de compra del fondo dubaití formulada el 27 de febrero. Horas antes de informar de este paso atrás, Colonial volvió a los números rojos en el parqué, al perder un 3,77%, si bien logró mantener la cota del euro.

  • 1