viernes, 14 diciembre 2018
01:58
, última actualización
Local

¿Duerme mal y no sabe por qué ?

el 15 abr 2012 / 18:39 h.

TAGS:

El doctor Juan Bautista Lorite es el director de la unidad del sueño de la clínica USP Sagrado Corazón.

No pasar una buena noche puede suponer una mala calidad de vida y numerosos problemas en la vida cotidiana como falta de motivación, accidentes de tráfico, poca concentración en el trabajo o falta de apetito sexual. Aunque muchas de las personas que padecen estos síntomas no lo sepan, la raíz de ellos puede estar en un trastorno del sueño que, a día de hoy, tiene solución en la mayoría de los casos.

Actualmente, "un tercio de la población padece o ha padecido en algún momento un trastorno del sueño que necesita orientación terapéutica", según explica el doctor Juan Bautista Lorite, jefe del servicio del Neurología y de la Unidad del Sueño de la clínica USP Sagrado Corazón.

En esta unidad de la clínica del barrio de Bami, que ya ha cumplido más de una década, se realizan más de 500 estudios anuales del sueño, en los que se analizan las diversos trastornos como apneas, insomnio, síndrome de movimientos de piernas periódico, epilepsia, terrores nocturno o narcolepsia. Según el doctor del Sagrado Corazón, los trastornos más habituales que padece la población son el insomnio, que es uno de los más conocidos, y otros que se manifiestan más en la vigilia que en el sueño -narcolepsia y otras hipersomnias-.

Pero el trastorno más frecuente y que afecta con mayor intensidad a la salud del que lo padece, es, sin duda, la apnea del sueño. Esta enfermedad, que tiene su raíz en un problema respiratorio -se producen interrupciones en la respiración- que no permite que el cerebro descanse, En la gran mayoría de los casos el paciente desconoce que tiene esta afección. "Él se cree que ha dormido una determinada cantidad de horas, pero sus síntomas le indican que no ha descansado. Tras el estudio, descubrimos que su problema respiratorio le provoca muchos microdespertares que aunque él no lo nota, su cerebro sí". Estadísticamente, esta enfermedad afecta al 4% de los hombres, al 2% de las mujeres. En la población infantil es más frecuente entre los 2 y 5 años, con un 3% de afectados en esta franja de edad.

En general, se calcula que están diagnosticados sólo el 10% de los enfermos, por lo que el médico experto insistió en la necesidad de acudir al especialista cuando se perciba que no se descansa bien. "Normalmente no es un asunto pasajero", insistió. Además, la apnea se considera un riesgo cardiovascular -como la hipertensión arterial, obesidad, hipercolesterolemia- y causa directa de hipertensión, infartos cerebrales y cardiacos.

También, continuó el doctor, la apnea afecta a la actividad diaria y provoca habitualmente cansancio, apatía, somnolencia, déficit de atención, disminución del deseo sexual, y sobretodo accidentes de tráfico y laborales -los enfermos no tratados presentan 10 veces más riesgo de tener un accidente de tráfico-. Otro de los síntomas claros que muestra que una persona padece apnea es el ronquido. Aunque éste no tiene por qué ser intenso pero sí inestable sí presenta cambios en el ritmo y en la intensidad, y en ocasiones se les escucha que paran de respirar.

Estas paradas finalizan con un ronquido intenso e incluso con movimientos bruscos y cambio postural, precisó Bautista. Por la mañana se quejan de no haber dormido bien, de dolores de cabeza, de sensación de agotamiento y algunos llegan a pensar que tienen insomnio porque creen que no han dormido durante buena parte de la noche. El responsable de la unidad del sueño de la clínica USP Sagrado Corazón, también detalló que para analizar a fondo a cada paciente se realiza un estudio polisomnográfico. Ésta, es la única prueba para llegar a diagnóstico de la mayoría de los trastornos y en ella se registra en un polígrafo diversos parámetros biológicos como la actividad cerebral y muscular, movimientos oculares, flujo respiratorio, flujo respiratorio nasal y bucal y la posición corporal, entre otros, que permitirán hacer un correcto tratamiento que mejore, definitivamente, la calidad de vida del paciente

  • 1