martes, 20 noviembre 2018
05:26
, última actualización
Local

Dulces desde hace siglos en Castilleja de la Cuesta

La externalización de las conocidas tortas de aceite urge la formación

el 27 mar 2011 / 17:08 h.

TAGS:

El negocio que Upita de los Reyes tiene en el centro de Castilleja de la Cuesta.

La repostería en Castilleja de la Cuesta es una de las industrias más rentables y prestigiosas del municipio. Un hecho de sobra conocido, tanto por sus propios habitantes como en el resto de España y, cada vez más, en todo el mundo. Y dentro de esa fama, las tortas de aceite ocupan un lugar especial. No es raro que quien visite el pueblo resista la tentación de pasar por algunas de sus tiendas, atraído por el olor de sus productos más entrañables. Cortadillos, pestiños, torrijas, magdalenas, roscos y las propias tortas de aceite, forman la selección más demandada del pueblo.


De la fabricación de las famosas tortas de aceite se tiene constancia a partir de la segunda mitad del siglo XIX. Una de las empresas pioneras en su elaboración es la centenaria Inés Rosales, aunque a mediados de los años 90 del siglo pasado abandonó el municipio y trasladó su centro de producción a Huévar del Aljarafe. No obstante, la marca sigue muy ligada a sus orígenes y a la población, incluso su maquinaría servirá para las prácticas del centro de formación que se levantará en Castilleja de la Cuesta en torno a este sector.
Hoy día, en Castilleja de la Cuesta quedan dos fábricas que emplean los métodos de antaño: Hermanos Prieto Gordillo y Upita de los Reyes. En ambos casos, el negocio sigue avanzando hasta traspasar las fronteras.


La tienda de Upita de los Reyes está en la calle Real. Guadalupe de los Reyes Millán, una de las gerentes de esta empresa, deja muy claro el carácter tradicional. "Somos la cuarta generación y estamos muy vinculados con el tiempo, por lo que seguimos haciendo los productos como se hacían antiguamente". Recalca que a su negocio va "gente de toda Andalucía, es el producto típico, que todo el mundo lleva a sus familiares".


En cuanto a Hermanos Prieto Gordillo, también está en un lugar clave del pueblo, en la plaza de Santiago. Francisco José Prieto Gordillo es maestro y uno de los dueños. Para él, el principal objetivo es mantener en el pueblo la fabricación de las tortas de aceite. "Esta empresa data de más de 400 años, vinculada a la panadería, era de unos marqueses, hasta que mi abuelo la compró", cuenta. "Queremos que todo esto siga en Castilleja de la Cuesta y, por supuesto, incrementar el negocio en el extranjero", apunta.


Los dos establecimientos ven con buenos ojos la formación en este campo. "Son productos que exigen una fabricación laboriosa y, por ello, hace falta una mano de obra cualificada", dice la responsable de Upita de los Reyes. Mientras, el maestro de Hermanos Prieto Gordillo apostilla que este tipo de medidas es primordial, ya que "enseñar al personal cuesta muchísimo dinero y tiempo". Y tan solicitados son sus productos que hoy también se comen en Estados Unidos, Canadá, Alemania, Reino Unido... y las negociaciones para llegar a otros países continúan.

  • 1