Deportes

Duscher equilibró el duelo

La primera parte del encuentro fue del Stuttgart, pero en la segunda el Sevilla fue superior, y en ello tuvo mucho que ver la variante táctica de Manolo Jiménez.

el 20 oct 2009 / 22:30 h.

 Pues sí, acertó Jiménez, y vaya si acertó. Primero porque el Sevilla ganó, y no hay más debate con esta verdad futbolística absoluta, y segundo porque solucionó sobre la marcha –obligación de los buenos entrenadores– una deficiencia inicial.

El equipo nervionense sufrió en la primera mitad, a pesar del 0-1. Y sufrió porque realmente el Stuttgart tuvo superioridad numérica por las bandas. Tanto Kuzmanovic, en la derecha, como Khedira, en la izquierda, recibían la constante ayuda en ataque de los laterales, Osorio y Boka. Ello obligaba a Navas y Adriano a realizar constantes ayudas, pero ni así era suficiente, porque también Hleb se dejó caer a esa zona del campo para provocar esa superioridad. Por ahí, por las bandas, llegó el peligro alemán, a pesar de que Squillaci diera ventaja a su equipo.

Y, evidentemente, eso es lo que pretendió frenar Manolo Jiménez con su cambio en la segunda mitad. La salida de Duscher reforzó la medular. Con tres hombres, Lolo, Duscher y Zokora, alguno de ellos podía caer a la banda para equilibrar la partida. Entonces empezó a desaparecer Hleb, que ya no tenía tanta participación, y empezó a robar balones el Sevilla, que además los aprovechaba para salir con sus futbolistas más rápidos, también en la banda. Un cambio acertado que se vio refrendado con la enorme eficacia en ataque.

  • 1