viernes, 22 febrero 2019
11:29
, última actualización
Local

EA y Batasuna se alían por un Estado vasco sin condenar a ETA

Estas formaciones pactan un acuerdo por la independencia abierto a otros grupo

el 20 jun 2010 / 19:02 h.

TAGS:

Representantes de EA y de la ilegalizada Batasuna, en el acto de ayer.

EA y la ilegalizada Batasuna firmaron ayer un documento en el que se fijan como objetivo la creación de un Estado vasco independiente y afirman que su prioridad es "la superación del conflicto político y la desaparición de todo tipo de violencias". En el texto no se cita a ETA ni se le emplaza a que deje la actividad armada, aunque se expresa "un compromiso firme y definitivo" de ambas formaciones "con el uso exclusivo de las vías pacíficas, políticas y democráticas y con la defensa de los Derechos Humanos". Se destaca también que esta debe ser la base para "un proceso de diálogo multipartito que aborde de forma integral una solución política negociada".


La firma de este documento reunió en el Palacio Euskalduna de Bilbao a cerca de mil personas, entre las que se encontraban por parte de EA su secretario general, Pello Urizar, y el ex lehendakari Carlos Garaikoetxea, y por parte de la izquierda abertzale Rufi Etxebarria y Jone Goirizelaia, entre otros representantes de ambas ideologías. El acto, que se desarrolló a lo largo de dos horas, contó con actuaciones musicales, bailes tradicionales, bertsolaris (composiciones de versos en euskera) y la exhibición de un vídeo en el que se incluían imágenes de las detenciones del ex dirigente de Batasuna Arnaldo Otegi, actualmente encarcelado, y del ex secretario del sindicato LAB Rafa Díez Usabiaga. También asistieron personalidades de la política internacional de Flandes, Irlanda o Palestina.


Antes de proceder a la firma del documento, rubricado por seis representantes de EA y otros seis de la izquierda abertzale, Miren Legorburu y Elisa Sainz de Munieta leyeron en euskera y castellano el texto, en el que se recuerda que ambas formaciones proceden de "tradiciones distintas e, incluso contradictorias". Se añade que el acuerdo "es el fruto del esfuerzo político de ambas con el horizonte estratégico de crear un Estado vasco independiente" y se afirma que para conseguirlo existe una fase previa que consiste en "superar la actuales estructuras jurídicas y política, y poder ejercer el derecho a decidir del pueblo vasco, tanto sobre la situación interna como sobre las relaciones exteriores". El texto recoge también que se trata de un acuerdo "abierto" que se quiere compartir con "todos los sectores progresistas e independentistas de Euskal Herria".


Los grandes partidos echaron en falta una condena rotunda a la banda terrorista. Para el portavoz parlamentario vasco del PSE, Jose Antonio Pastor, el acto fue "una mascarada política, con una buena puesta en escena, pero sin ningún contenido real". Pastor dijo que el texto ha "decepcionado incluso a su propia gente", ya que "no pasa de ser un documento exclusivamente electoral que se olvida de forma clamorosa de ETA". El portavoz del PP vasco, Leopoldo Barreda, también denunció que en el acuerdo "no ha habido ni condena ni siquiera mención" a ETA, lo que deja "en una posición difícil" tanto a Eusko Alkartasuna como a quienes "han hecho tantos pronósticos" y se dedicarán a convencer de que hay que leer lo que no está escrito" en el documento firmado.

  • 1