Economía

EADS-CASA negocia con una decena de países la venta de su avión militar

No es una tarea fácil. De hecho, vender un avión puede prolongarse por un periodo de hasta cinco años. Más complicado aún si es militar, como el A400M. Pero sólo hasta que demuestre sus capacidades. Y es que viene a cubrir el hueco intermedio entre el Hércules C130 y el C17 de Boeing.

el 15 sep 2009 / 07:00 h.

No es una tarea fácil. De hecho, vender un avión puede prolongarse por un periodo de hasta cinco años. Más complicado aún si es militar, como el A400M. Pero sólo hasta que demuestre sus capacidades. Y es que viene a cubrir el hueco intermedio entre el Hércules C130 y el C17 de Boeing.

El presidente de EADS-CASA, Carlos Suárez, desveló que la compañía mantiene abiertas negociaciones con una decena de países para vender los que se convertirán en los primeros aviones A400M destinados a la exportación, esto es, fuera de las unidades adquiridas por las nueve naciones socias del programa que comprometieron 192 aeronaves.

Pero fuentes de la compañía aeronáutica precisaron que donde está más cercana esta opción es en países de Oriente Medio y de la zona este de Asia. No obstante, la empresa ha lanzado una ofensiva para dar a conocer los beneficios de la aeronave europea por el mundo, entre otros puntos, en los países nórdicos, en Estados Unidos (donde se ven oportunidades "a medio plazo") e incluso Suramérica. "Más que la entrega el punto crucial son los ensayos en vuelo", señalaron las fuentes. "Sí hay una gran expectación por verlo en acción", precisaron.

Suárez incidió en que el punto de inflexión de la nueva etapa llegará de la mano del primer vuelo del A400M, previsto para los meses de septiembre u octubre -como hace varios días apuntó Tom Enders, presidente de Airbus-, si bien estaba fijado para el verano. Será entonces, consideró, cuando los Gobiernos vean su versatilidad y ventajas técnicas y cuando se acelerará la intención de compra.

Además, y pese a que consideró que la situación de "crisis" no deja indiferente a la industria aeronáutica (en el volumen de pedidos), sí profundizó que quienes se ven más perjudicados por la coyuntura de los precios del petróleo, son las compañías de aviación comercial. Aun así, "los presupuestos de los gobiernos también pueden verse afectados", apuntó.

No obstante, confió en poder mantener la previsión de vender unos 200 aviones hasta 2020, aunque podría ampliarse esta cifra hasta alcanzar las 400 unidades, precisó. Cuestionado sobre un posible aumento de la demora de medio año que acumula el programa, Suárez insistió en que "seguimos trabajando todos" para mantener la planificación tal y como está prevista, pero reconoció que se mantiene "la tensión y los riesgos" sobre el calendario.

De hecho, la entrega del primer avión, que irá a manos de las Fuerzas Aéreas Francesas, estaba programada -ya con el retraso de seis meses incluido- en abril de 2010 y, sin embargo, el presidente de EADS-CASA dejó abierta la puerta a que la entrega se realice en el segundo semestre de ese año.

Aunque los motores son los principales causantes que han lastrado el desarrollo del avión, Carlos Suárez sí precisó que se trata de un programa "extremadamente complejo" por los sistemas que lleva incorporados. "Son sistemas muy avanzados procedentes de la tecnología civil y militar", por lo que apuntó a que la integración de los software pueden dar origen a riesgos mayores.

Asimismo, precisó que el alza de las materias primas no influirá en principio en el precio final del avión -cuyo precio medio ronda los 105 y los 110 millones de euros-, ya que "las materias primas son importantes, pero no tanto" y, además, existen multitud de sistemas en los que no influye.

  • 1