Local

EADS debe planificar mejor el A400M

La apuesta por convertir Andalucía en el tercer polo aeronáutico del sur de Europa junto a Hamburgo y Toulouse ha sido una prioridad de las administraciones, que lograron el respaldo definitivo a su empeño con el ensamblaje en Sevilla del A400M, el mayor avión de transporte militar impulsado por EADS, el consorcio europeo participado por varios países, entre ellos España.

el 15 sep 2009 / 17:53 h.

La apuesta por convertir Andalucía en el tercer polo aeronáutico del sur de Europa junto a Hamburgo y Toulouse ha sido una prioridad de las administraciones, que lograron el respaldo definitivo a su empeño con el ensamblaje en Sevilla del A400M, el mayor avión de transporte militar impulsado por EADS, el consorcio europeo participado por varios países, entre ellos España. Sevilla es el epicentro del ambicioso proyecto, donde se ensamblan todas las piezas que, llegadas de distintos países, conforman el avión que ha supuesto para la industria sevillana una carga de trabajo histórica por la cantidad de pedidos en cartera. Las administraciones pidieron un esfuerzo a las empresas andaluzas para adquirir músculo con el que poder optar a los contratos y el parque aeronáutico de la Rinconada, Aerópolis, se ha convertido en un referente en tiempo récord obligando a sus promotores a ampliar las instalaciones ante el incremento de la demanda. El programa del A400M, sin embargo, ha venido sufriendo importantes retrasos que han dejado sin fecha el vuelo del primer avión y que ayer se confirmaron con la "ralentización" de la producción por los problemas con las piezas. En este caso, el conflicto no está en Andalucía sino en la deficiente programación de EADS, que ya acumula 1.400 millones de euros en pérdidas por demoras del proyecto y que sucumbirá si los países demandantes deciden hacer efectiva la indemnización a la que tienen derecho por los retrasos. La factoría de Sevilla funciona, pero las piezas llegadas de otros países, sobre todo los motores traídos de Londres, han obligado a renunciar al montaje de nuevos aparatos y centrarse en el primer avión. En este punto, la empresa debe informar con claridad de la situación del programa y de las necesidades de plantilla y exigir responsabilidades a los países que están retrasando el ensamblaje del avión. Si el A400M deja de ser atractivo, perderá EADS, pero también Sevilla.

  • 1