viernes, 26 abril 2019
09:37
, última actualización
Economía

EADS pierde los tanqueros y frustra expectativas en Sevilla

Barajaba abrir un centro para reforzar Getafe si conseguía el contrato de EEUU

el 25 feb 2011 / 21:30 h.

La adjudicación del megacontrato para la renovación de aviones cisterna (tanqueros) de la Fuerza Aérea de EEUU a Boeing ha frustrado las expectativas que el consorcio aeronáutico europeo EADS había albergado en torno a este proyecto. Una frustración que también se traslada a la industria aeronáutica sevillana y andaluza, ya que recientemente directivos de Airbus Military habían anunciado la posibilidad de que la capital hispalense albergara un centro que sirviera para reforzar al que tiene su base en Getafe (Madrid), encargado de transformar los A330 de la compañía en aviones cisterna, en el caso de que el contrato fuera ganado por la compañía europea y las instalaciones madrileñas no tuvieran la capacidad suficiente para dar respuesta a la carga de trabajo.

En Sevilla -referente dentro de la industria por albergar el ensamblaje del A400M y de otros aparatos militares-, y concretamente en Tablada, se llevan a cabo trabajos desde el pasado año del denominado A330 MRTT -avión cisterna de repostaje en vuelo sobre la plataforma de un A330-. Así, la planta es la encargada de fabricar la pértiga o boom, que es la conducción por la que discurre el combustible y permite el reabastecimiento a otro avión en pleno vuelo, y del que le separan apenas 18 metros, que es la extensión de esta estructura capaz de dispensar 2.270 litros por minuto. Pero Tablada no sólo se ocupa de la pértiga, ya que también fabrica los pilones que, bajo las alas, proporcionan otra variante para suministrar combustible en vuelo.

En total un equipo de 25 operarios se encargan de desarrollar esta pieza fundamental para el avión y suministrarla a la planta de Getafe, cuyo trabajo no se va a ver afectado, ya que tiene que hacer frente a los contratos ya suscritos con otros países.

Hasta ahora, este avión había logrado ganar los cinco concurso públicos a los que se había presentado. De hecho, fue el elegido por las fuerzas aéreas del Reino Unido, Australia, Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudí, que suman un total de 28 encargos, además de conseguir una anterior adjudicación del contrato estadounidense, que fue suspendido por el recurso interpuesto por Boeing, beneficiario ahora del contrato.

La vinculación de los tanqueros con Sevilla también viene de la mano de la formación. El centro de pilotos, situado junto a la planta de montaje del A400M, se convertirá también en referente para la formación de los clientes que adquieran los A330MRTT, cuya transformación se desarrolla en Getafe. Para este modelo, la compañía prevé instalar un simulador genérico y desarrollar soluciones a la carta, adaptadas a los requerimientos concretos que cada país solicita para sus aviones.

Fuentes sindicales restaron ayer importancia al impacto que sobre Sevilla pueda tener la no adjudicación del contrato de los tanqueros norteamericanos, ya que no afectará a la plantilla actual. No obstante, la propia EADS y la industria aeronáutica consideraban este contrato con EEUU muy importante de cara a los próximos años.

El pastel que pierde EADS es muy jugoso ya que, si bien tiene en cartera 28 encargos y la posibilidad de conseguir más, haberse hecho con la renovación de la flota norteamericana de tanqueros hubiera supuesto encargarse de otros 179 aviones. De hecho, el contrato está valorado en unos 50.000 millones de dólares, unos 38.000 millones de euros.

Al otro lado. Lo que era decepción en un bando se tornaba a alegría en el contrario. Así, Boeing mostró ayer su satisfacción por la adjudicación del contrato para la renovación de aviones cisterna con su Boeing NewGen Tanker, que establece el diseño, desarrollo, fabricación y entrega de los primeros 18 aparatos en 2017, detalló el constructor.

"Nos sentimos muy orgullosos de que se nos haya dado la oportunidad de construir la siguiente generación de aviones cisterna y de proporcionar a los hombres y mujeres de nuestras fuerzas armadas esta importante dotación, que servirá a la nación durante las próximas décadas", declaró en este sentido el presidente y consejero delegado de Boeing, Jim McNerney.

El tanquero elegido, una aeronave polivalente derivada del 767, será construido en América y supondrá, según defendió Boeing, 50.000 empleos.

El fabricante aseguró que la aeronave KC-46A Tanker consume un 24% menos de combustible que el de su rival europeo.

  • 1