Local

EADS potencia los usos civiles para paliar la tijera en defensa

Misiones humanitarias y medioambientales centrarán la estrategia

el 29 oct 2010 / 20:04 h.

TAGS:

Hangar destinado al montaje de los CN235 y C295, ubicado en la planta del A400M.

Los ajustes presupuestarios imperan y los primeros afectados por la austeridad son los ministerios de Defensa de los Gobiernos. España, el Reino Unido y Alemania son sólo algunos ejemplos del tijeretazo a los recursos disponibles. Es la razón de que Airbus Military, responsable de los productos militares -cuya familia C212, CN235, C295 y A400M se montan y entregan en Sevilla- haya dibujado un cambio en su estrategia comercial. Y ésta pasa por incentivar la venta de estos aviones, sobre todo de la gama media (CN235 y C295), no sólo para transporte militar, sino para su uso, cada vez más creciente, en situaciones de catástrofes naturales, misiones humanitarias, salvamento marítimo o vigilancia medioambiental.

El presidente de Airbus Military, Domingo Ureña, explicó ayer en un encuentro con los medios que, pese a la situación de crisis, la familia de aviones medios que se ensambla en San Pablo cuenta con una cartera de pedidos de 15 aviones para 2011, entre ellos tres aparatos que ha adquirido Egipto y que anunció ayer la firma. El objetivo, explicó, es situar dentro de tres años la producción anual por encima de los 20 aparatos y no bajar de ahí.

En lo que concierne al A400M, la compañía mantiene la intención de hacer apetecible este producto para la exportación, para lo que iniciará una gira comercial ante potenciales clientes una vez que se cierre el último gran fleco pendiente, la renegociación del contrato con las siete naciones lanzadoras del programa, entre las que está España.

A pesar del principio de acuerdo que se alcanzó en Berlín el pasado marzo, aún no se ha conseguido cerrar pues "el diablo está en la letra pequeña", si bien Ureña confió en poner el punto y final a este capítulo antes de que acabe el año. Entre otros aspectos económicos, el acuerdo contempla que los países puedan renunciar en conjunto a diez aviones como vía para asumir parte del sobrecoste, una cancelación que finalmente se reparten Alemania (siete aviones) y el Reino Unido (tres); los demás se mantienen.

El avión progresa y ya cuenta con tres unidades volando (dos veces al día) y el cuarto lo hará a final de año. Las alas del quinto aparato, el último avión de desarrollo -para los ensayos-, llegaron ayer a San Pablo, mientras que el montaje se prevé en torno al cierre del ejercicio, las mismas fechas en las que arrancará la producción en serie del avión tras introducir las modificaciones.

Aunque la compañía tiene en mente nuevos proyectos a medio plazo (un avión entre las 37 toneladas de carga del A400M y las 9 del C295), dará margen al primero para que se consolide y no lanzará nada hasta al menos 2025. Ureña defendió la necesidad del A400M, alegando que ha servido para despertar a la competencia, dormida en ese segmento de aviones, que está buscando "reposicionarse" en ese mercado. "Si el A400M estuviese mal posicionado, la industria no se movería", argumentó.

Reconoció, no obstante, que sus características no lo hacen un avión "que todo el mundo pueda tener". "No llega al centenar" los países que pueden tener flotas de este aparato que, sin embargo, cubre un hueco entre el Hércules C-130 y el C-17 de Boeing. EEUU, la India, el sudeste asiático, Oriente Medio, Brasil, Australia... sí encajan en ese perfil.

No hay novedades sobre la planta de El Puerto de Santa María (CBC) pero Ureña sí admitió que no se ha logrado un acuerdo para lanzar el proyecto de aviones no tripulados Talarion.

El concurso de tanqueros se retrasa

Se esperaba una respuesta para el 12 de noviembre, pero finalmente se retrasará. Es el concurso convocado por EEUU para adquirir 179 aviones tanqueros, un contrato valorado en 38.000 millones de dólares, al que concurren EADS y Boeing. La compañía europea, que lo ganó en su primera convocatoria que luego fue anulada, está respondiendo a los requerimientos del Pentágono.

 

  • 1