Economía

Ebro duplica beneficio por la venta de Puleva

No descarta subir precios tras encarecerse los cereales

el 28 feb 2011 / 21:33 h.

Antonio Hernández Callejas, presidente de Ebro Foods.

La venta de su negocio lácteo, Puleva, permitió que el grupo Ebro Foods, presidido por el sevillano Antonio Hernández Callejas, duplicara con creces (120,20%) el beneficio de 2010 respecto al arrojado el año anterior, hasta 388,79 millones de euros. Fue, según sus directivos, otro ejercicio de éxito, espoleado por los dos principales productos, el arroz y la pasta, el continuo crecimiento internacional y la estrategia de compra de marcas de renombre, la última, SOS, de su otrora principal rival en España.

Las ventas de la compañía alimentaria se colocaron en 1.702,02 millones de euros, tras descender un 4,7% interanual. Fuentes de la empresa explican que el retroceso se explica por la bajada de precios al público facilitada, a su vez, por el abaratamiento de las materias primas. Sin embargo, aunque no lo mencionan, también influyó la política de hacer atractivas sus etiquetas frente a la proliferación de la marca blanca (propiedad de las cadenas comerciales) debido a la ya larga crisis de la economía.

En su balance contable, Ebro puede presumir de una deuda financiera que ya quisieran para sí las restantes firmas que cotizan, como ella, en el Íbex 35, índice selectivo del mercado español. Así, el ingreso por la venta de Puleva a la empresa francesa Lactalis recortó a apenas 17,6 millones el endeudamiento con la banca. Y éste ni siquiera quedará mermado por el próximo abono de dividendos o el desembolso de 47,3 millones para acudir a la ampliación de capital de SOS y de 103 millones en impuesto por las plusvalías de esa desinversión.

La compra de la división arrocera de SOS y de la compañía australiana Sunrice, que se cerrarán entre abril y mayo, supondrán un pago de 635 millones de euros, y aun así quedará suficiente capacidad financiera como para "estar atentos a nuevas oportunidades [compras] que pudieran surgir", relata el grupo en una presentación remitida ayer a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). No en vano, los fondos propios (capital más reservas) de Ebro cerraron 2010 con un saldo de 1.592,74 millones, después de aumentar un 24,4% respecto a los de 2009.

El líder mundial del arroz, negocio centralizado en la sede social de Herba en San Juan de Aznalfarache (Sevilla), facturó el año pasado 811,33 millones por esa división, un 3% interanual menos. Y el segundo fabricante internacional de pasta contabilizó ventas de 915,89 millones (retroceso del 1,3%) en ese producto. Pero en ambos casos, eso sí, el beneficio bruto de explotación (mide la rentabilidad) creció.

Aunque las materias primas se abarataron durante el primer semestre de 2010, en el segundo retornó la senda alcista. Si ésta prosigue, señala Ebro, podría aplicar alzas de precios en 2011.

Del importe de la cifra de negocios, un 93,06% procedió de la exportación. La plantilla, además, creció un 6,45%, hasta 4.934 trabajadores. Mientras, el consejo de administración se recortó el sueldo un 35%.

  • 1