Economía

Ebro Puleva descubre "la pela" en la pasta

La empresa refuerza su apuesta por la marca propia.

el 26 feb 2010 / 21:33 h.

El grupo Ebro Puleva ganó el año pasado 172,82 millones de euros, un 31,05% más respecto a 2008, pese a la crisis económica y el empuje de las marcas blancas (las de las cadenas comerciales).

Dos claves tuvo el ejercicio para la multinacional alimentaria presidida por el empresario sevillano Antonio Hernández Callejas. Por un lado, el abaratamiento de las materias primas. Por el otro, una rebaja del endeudamiento (500 millones) que permitió menguar la factura de los intereses financieros merced al ingreso que reportó su desinversión azucarera.

La compañía, que ya no opera en el mercado del azúcar -vendió su filial Ebro a British Sugar-, revela en su informe de gestión correspondiente a 2009 y remitido ayer a la CNMV que "la pela está en la pasta". Es decir, que su principal puntal de rentabilidad está en la pasta, después vendrían los arroces -la división Herba, que en la localidad sevillana de San Juan de Aznalfarache tiene sede social- y, por último, los lácteos, a través de Puleva.

Con esa expresión tan catalana, la de "la pela", Hernández Callejas revela su intención de centrarse en aquellas actividades que generen un mayor rendimiento y en las que ejerza un liderazgo indiscutido, a ser posible de ámbito internacional. Lo cumple en el caso del arroz y de la pasta, al ser primer y segundo productor del mundo, respectivamente. Pero en el caso de Puleva, complicado. La competencia dentro de España es numerosa.

Aquí está, por lo demás, el porqué Puleva, de origen granadino, se ha puesto a la venta y se estén valorando ofertas, al igual que en su día se optara por dejar el azúcar en manos de la multinacional británica.

Volviendo a las cuentas, el año pasado las ventas se colocaron en 2.197,73 millones de euros, el 7,2% interanual menos, descenso que la empresa argumenta en una rebaja de los precios finales (al consumidor) que, a vez, trasladaron la registrada al comprar las materias primas.

La mayor aportación procedió de la pasta, con 928,07 millones, tras caer el 6,6%. Pero tal bajada no repercutió en la rentabilidad, medida a través del indicador del resultado bruto de explotación (el Ebitda), pues creció un 29,3%, con 137,05 millones. Después se ubicó la división arrocera, que se apuntó 836,14 millones de negocio, un 6,2% menos, mientras que el Ebitda descendió el 6,30%, hasta los 118,56 millones.

Y, por último, los lácteos saldaron 2009 con revés del 12,2% en ingresos, con 444,41 millones, si bien el Ebitda marcó un alza del 33,8%, hasta 67,08 millones, tras ampliar la cartera de productos de valor añadido sobre todo para el público infantil y que compensaron el impacto comercial de la marca blanca en la leche común.

La compañía asegura afrontar con optimismo 2010, en el que se reforzarán la publicidad (92,9 millones en 2009), la cartera de productos y la marca propia.

  • 1