Local

Écija, la ciudad de los conventos

el 17 nov 2009 / 18:09 h.

TAGS:

Puerta del Convento de las Marroquíes.
En poco más de un año, Écija suma dos conventos a la nómina de edificios declarados Bien de Interés Cultural (BIC), ya que tras la reciente incorporación a este catálogo de los Descalzos, ayer le tocó al de la Santísima Trinidad y Purísima Concepción, más conocido como las Marroquíes.


Écija hace gala así de ser, además de la ciudad de las torres, la ciudad de los conventos, porque ya son tres los que cuentan con esta categoría en este municipio de la Campiña. En este sentido, cabe recordar que anteriormente fue declarado también BIC el convento de las Teresas, lo que da muestra del rico patrimonio en este apartado con el que cuente la población, ya conocida también por la repostería que de ellos sale.

De este modo, Écija tiene ya 16 BIC. El Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía acaba de otorgar esa calificación a este tercer convento, que será inscrito con la categoría de monumento en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz.

"Esta iglesia es un claro exponente de la tipología tradicional de los templos conventuales de Sevilla, mientras que la espadaña de la portería muestra las características más genuinas del barroco de Écija", apuntaron desde la Junta de Andalucía.

Pero no sólo se declara monumento el convento. Paralelamente, y como es habitual, se establece un área de protección en torno al monumento, que incluye las parcelas, inmuebles y espacios públicos y privados de las calles de los alrededores, en concreto Pardal, Saltaderos, Zayas y Secretario Armesto.

De igual modo, la protección se extiende a los 202 bienes muebles que la Junta de Andalucía contabiliza en el interior del convento "que también se incorporan al régimen de protección aprobado por el Consejo de Gobierno", según precisaron las mismas fuentes. Entre estos, destacan las esculturas de la Inmaculada Concepción (que data del siglo XVII) y San José con el Niño Jesús (XVIII), así como las pinturas de la Santísima Trinidad y Llanto sobre Cristo Muerto (ambas del XVIII), además de varios retablos, numerosas piezas de orfebrería y cerámica, documentos, manuscritos y libros. Pese a que la mayor parte de estos bienes son del XVIII, los más antiguos están datados en el XVI y en el XVII, según apuntan los expertos.

  • 1