Local

Economía en buenas manos

El consejero de Economía y Hacienda de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán aportaba ayer datos indispensables sobre la positiva evolución de la economía andaluza en una nueva edición de Los Desayunos de El Correo.

el 14 sep 2009 / 21:46 h.

El consejero de Economía y Hacienda de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán aportaba ayer datos indispensables sobre la positiva evolución de la economía andaluza en una nueva edición de Los Desayunos de El Correo. Griñán no tiene nunca pelos en la lengua y con la autoridad que da el conocimiento riguroso de los números económicos proyectó su total confianza en el presente y futuro de Andalucía, denunciando que sólo la proximidad de una campaña electoral es responsable de alimentar una deriva alarmista sobre la situación económica del país y de la propia comunidad. Griñán sabe perfectamente de lo que habla. Las cuentas andaluzas están en unas manos competentes y eficaces. Sus reflexiones explícitas sobre la necesidad de que Andalucía cuente a corto plazo con una gran caja sin necesidad por ello de una caja única "porque la competencia es muy positiva también en el sector bancario", según sus propias palabras, es otra prueba evidente de su visión de futuro y del enorme conocimiento de la materia que gestiona el responsable de los presupuestos andaluces. Griñán tiene la ventaja de no ambicionar más cotas políticas de las muchas que ya le ha reportado su larga experiencia en la gestión pública. Y aunque huye de alimentar pronósticos sobre su persona, en el PSOE deberían pensar en seguir contando con un capital de tanto prestigio y prudencia como él, en el caso de que el partido de Chaves revalide su mayoría de gobierno en Andalucía en marzo. No tendría que ser descabellado pensar que Griñán acabara siendo vicepresidente de la Junta de Andalucía en la próxima legislatura, un puesto inédito en San Telmo, pero acorde con el enorme autoridad. El consejero no está en ninguna carrera política por lo que ese puesto sólo avalaría una mejor gestión del gobierno andaluz y estaría muy lejos de crear problemas de rivalidad interna en el nuevo ejecutivo. El presidente Chaves debería meditar sobre ello, aunque quizá ya lo haya hecho. Griñán sigue siendo muy necesario.

  • 1