Deportes

Edificando un fortín... con vistas a la semifinal de Copa

Si gana al Dépor, el Sevilla lograría su 4º triunfo liguero consecutivo en Nervión.

el 11 feb 2013 / 22:09 h.

Emery, dando instrucciones a su equipo.

El decepcionante rendimiento del Sevilla lejos de casa -un solo triunfo liguero de doce posibles- contrasta con los buenos resultados que está cosechando como local en las últimas jornadas. Este viernes, frente al Deportivo, podría lograr su cuarta victoria liguera consecutiva en el Sánchez-Pizjuán. Una racha que no se vive desde la era Marcelino y que tiene en su mano.

Hay que remontarse al inicio de la pasada campaña para recordar la última vez que el Sevilla se mostró tan solvente ante su afición. Málaga (2-1), Real Sociedad (1-0), Valencia (1-0) y Sporting de Gijón (2-1) cayeron de forma consecutiva en Nervión a manos de aquel Sevilla de Marcelino. Una serie de cuatro victorias consecutivas en casa que luego frenó el Racing con su empate a dos goles. Esa brillante racha de resultados en el Sánchez-Pizjuán permitió al Sevilla igualar la que protagonizó con Manolo Jiménez en el banquillo allá por la temporada 2007/08. Fue, concretamente, entre las jornadas 15ª y 21ª, referencia hasta el pasado año.

Ahora, Unai Emery puede hacer lo mismo. Osasuna (1-0, con Míchel al frente), Granada (3-0) y Rayo (2-1) han sido las víctimas de un Sevilla que ante los navarros puso fin a dos derrotas seguidas en casa (1-2 frente al Valladolid y 0-2 ante el Málaga).

Mejor que hace un año. Pese al buen inicio de Liga del Sevilla de Marcelino, los números le dieron la espalda poco después. Tal es así que en la actualidad el conjunto suma más puntos (22) que la pasada campaña a estas alturas, con once partidos de Liga disputados en casa. Por aquel entonces sumaba 17 (cinco victorias, dos empates y cuatro derrotas), mientras que esta temporada ha logrado dos triunfos más (siete), sólo empató una vez y perdió un partido menos (tres).

Spahic y Navarro, tocados. Fernando Navarro (sobrecarga en el isquiotibial izquierdo) y Spahic (contusión en el peroné) se ejercitaron al margen del grupo en el primer entrenamiento de la semana. Ambos están pendientes de evolución, aunque en principio serán de la partida ante el Dépor. Un encuentro que Emery y sus hombres intentarán ganar para convertir el Sánchez-Pizjuán en un fortín y, de paso, lanzar un aviso al Atlético, el siguiente equipo que lo visitará... con el pase a la final de Copa en juego.

  • 1