sábado, 20 abril 2019
07:00
, última actualización
Local

Editorial: 'El peligro de las redes para los menores'

el 03 oct 2011 / 21:23 h.

TAGS:

Este periódico publicaba ayer un informe en el que se recogían datos extraídos del trabajo de los agentes del grupo contra los malos tratos de la Policía Local de Sevilla. En ellos, se constataba cómo se había apreciado en los últimos tiempos un aumento de los maltratos a menores a través de las redes sociales de internet. Y se alertaba también sobre la falta de conciencia de muchas familias en torno al peligro que pueden representar estas redes en el caso de que se produzcan amenazas, vejaciones o humillaciones. Es bueno que esto se sepa. Las redes sociales no son malas ni potencialmente peligrosas por sí mismas. Todo lo contrario. La irrupción de internet ha calado hasta tal punto que forma parte de la vida cotidiana de la mayoría de los ciudadanos. Y las redes sociales, especialmente las más populares (Facebook, Tuenti, Twitter...), son también en muchos casos el escenario virtual donde pasan muchas horas del día estos mismos ciudadanos, especialmente los más jóvenes. No hay que tener una actitud temerosa con ellas, pero sí que hay que tener cuidado con su utilización en las edades más tempranas. Las redes sociales amplifican todos los mensajes y si son utilizadas para causarle daño a alguien, pueden multiplicar el efecto castigador para esas personas. Ante eso, hay que insistir a los adolescentes para que sean conscientes de las ventajas y también de los peligros que acarrea un mal uso de las redes sociales. Y a los padres hay que recomendarles que extremen la vigilancia, en la medida de sus posibilidades, acerca del uso que hacen sus hijos de estas redes. No es fácil, pero hay que asumir la necesidad de estar más alerta para detectar posibles abusos o maltratos en la red. A día de hoy, las familias no tienen otra opción más que extremar esa vigilancia. Internet ha cambiado nuestras vidas, pero también nos obliga a afrontar nuevos desafíos y, en este caso, nuevas posibilidades de maltrato igual de dañinas que las tradicionales.

  • 1